lunes, 30 de septiembre de 2013

Las Hurdes: ¿documental?, ¿manipulación?, ¿distorsión?, ¿panfleto?

     Las Hurdes/Tierra sin pan (1933) está considerada como una de las mejores películas documentales de toda la historia del cine. Sin embargo, algunos dudan que pueda llamársele documental, otros hablan de manipulación e incluso en la región de Las Hurdes muchos niegan que lo que muestran las imágenes haya sido alguna vez cierto. Y luego están los que hablan de panfleto político. Vamos a analizar estas cuestiones:

¿Es una película documental o hay manipulación?

 Dicen Gubern y Hammond: “sabemos que el documental se basó en escenificaciones de los personajes organizadas según órdenes muy precisas de Buñuel, con ensayos previos y repeticiones. Es decir, se trató de una puesta en escena intensamente intervencionista y elaborada, que aleja a la obra de la espontaneidad tradicionalmente (e ingenuamente) atribuida al género  documental.” Y más adelante añaden: “En realidad, con ello Buñuel no hacía sino prolongar la tradición “constructivista” instaurada por Flaherty desde Nanuk, el esquimal, que estableció que, en la representación cinematográfica, realidad y verdad no son necesariamente sinónimos.”
     Buñuel, dijo en la presentación de la película en la Columbia University de Nueva York: “Todas las tomas que van a ver ustedes en la película tuvieron que ser retribuidas. Nuestro presupuesto era modesto, pero por fortuna se correspondía con las escasas pretensiones de esta pobre gente. El pueblo de Martilandrán, que es uno de los más miserables, se puso a nuestra disposición a cambio de dos cabras que abatimos y asamos y de veinte panes de gran tamaño que el pueblo comió colectivamente en el transcurso de un almuerzo dirigido por el alcalde, quizá el más hambriento de todos.
     Eli Lotar el operador lo confirmó: “Todo está reconstruido, elaborado, interpretado. Los campesinos hurdanos interpretan como actores sus propios papeles.
     Por otro lado Merce Ibarz, autora de una tesis doctoral sobre la película cuenta que en aquel mismo año, Robert y Frances Flaherty rodaban en las islas de Aran su película Hombres de Arán (1934) con un tipo de vida no tan alejada de la hurdana,[…] los dos films comparten una misma cualidad: son relatos míticos. Los dos escenifican y son films muy construidos: Flaherty hizo un casting y creó una falsa familia, así como una de las más elaboradas secuencias de la historia del cine con su visión del mar en efervescencia, mientras que Buñuel mató a la cabra (como se ve en el film) y también al burro, y la voz del comentario dice a menudo cosas que la cámara desmiente (como la muerte de la niña en la calle o la del bebe al que se enterrará cruzando el río)  Y, sobre todo, los dos trabajan a partir de la idea no de lo que era entonces la vida en Aran o en Las Hurdes sino de cómo había sido ancestralmente…
     Agustín Sánchez Vidal, el mayor especialista sobre Buñuel, afirma: “acusar a la película de manipular la realidad última de Las Hurdes por el hecho de que Buñuel reconstruye la escenas, llevara a cabo ensayos y tomas alternativas o provocara “accidentes” como el despeñamiento de la cabra, implica el desconocimiento de los más elementales rudimentos del género.”
     Julio Caro Baroja, el impulsor del cine etnológico en España dijo: "En mi vida de documentalista he rodado varios entierros, en México, en La Alberca, en Albarracín y en el guipuzcoano Orexa, todos ellos sin difunto" a pesar de lo cual alguno llegó a ser "muy realista, aunque faltó el difunto". (Pío Caro Baroja, en Recuerdos de un documentalista.)  
     Superando la creencia de que el referente del cine documental es la realidad, aquello que "podríamos ver con nuestros propios ojos si asistiéramos al acontecimiento narrado"[…] podemos llegar a considerarlo veraz aunque sea una reconstrucción o puesta en escena, siempre que nos muestre hechos y situaciones auténticas. Que su discurso sea demostrable.
     Sabemos que para reflejar la realidad no se necesita una película documental. En la Historia del Cine hay muchas películas de ficción que lo han hecho mejor que un documental y también sabemos que éstos se manipulan. Termino con una reflexión personal: ¿Cómo podemos rodar la escena de la muerte de la cabra, si no es escenificándola?* ¿Podemos imaginar el coste de esperar durante días? y luego ¿en qué lugar de Las Hurdes va a suceder? De todas formas que más da que unos la consideren un documental y otros crean que no lo es. En todo caso es una gran película.

¿Es verdad lo que muestran las imágenes?

     En Octubre de 1921, una Real Orden del Ministerio del Interior nombraba una Comisión científica, encargada de estudiar las causas de la degeneración de la población hurdana. En estos términos eran expuestos [al Rey] los considerandos :
«Señor, la angustiosa situación de todos los habitantes […] pertenecientes a los municipios y alquerías de la región de las Hurdes, situación que se traduce en una terrible degeneración física e intelectual de la raza, obliga a este ministerio a buscar la solución de este problema desde sus dos perspectivas distintas, la médica y la social. En primer lugar necesitamos tener un conocimiento exacto de las causas que determinan efectos tan funestos sobre el desarrollo físico, intelectual y moral de los habitantes de toda esta región, y que hacen de estos individuos unos seres degenerados, incapaces de llevar una vida socialmente civilizada. Es igualmente indispensable conseguir una organización de la asistencia médica y farmacéutica, preventiva y constante, ya que en la actualidad en estos municipios existe una absoluta carencia de dichos servicios. Esta región está tan absolutamente abandonada, que en las estadísticas demográficas solamente figuran como causas de fallecimiento, la muerte natural o una «enfermedad desconocida»; la tasa de mortalidad sobrepasa, sin duda alguna, las tasas más elevadas que hayan podido registrarse en nuestro país…»
     Maurizio Catani, que estudio la comarca durante muchos años se lamentaba de que la población de Las Hurdes se negase a aceptar las realidades pasadas: hambre crónica que conducía a graves deficiencias sanitarias. La gente estaba harta de la “leyenda negra” de la región. […]“Los jóvenes ya no comentan, como sus abuelos, la anécdota tantas veces repetida según la cual, durante la visita del Rey Alfonso XIII, en junio de 1922, la gente le saludaba agitando ramas de cerezos cargadas de frutas, que eran el único alimento de esa época del año […] todos los informantes septuagenarios nos han confirmado que la insuficiencia de reservas alimenticias era la causa de la mendicidad que podía impulsar al robo y desembocar en la usura? ¿Cómo se articulan denegación y selección del recuerdo, olvido y reconstrucción del pasado? […]De hecho, en Las Hurdes como en cualquier otro lugar, hablar de los tiempos de las necesidades provoca vergüenza. Si, como dicen Eusebio y Nisio, los jóvenes se resisten a creer los relatos de los viejos, es porque el hecho de haber oído mencionar en la escuela o de haber visto en la televisión esas realidades terribles [...] no significa que los jóvenes estén preparados para admitirlas cuando la gente de la generación de sus abuelos les dicen que eso sucedió en su pueblo, […]si hace alusión al hecho de que unos padres pudieron privar de pan a sus hijos para sustentarse ellos mismos (cf. Buñuel y Unik), sus interlocutores cincuenta años más jóvenes no soportan ese relato de un universo para ellos literalmente inconcebible. Angustiados, los jóvenes de veinte años ponen el grito en el cielo y dicen que es mentira, que es una locura, un complot. En consecuencia, ponerse a evocar el pasado supone para los viejos exponerse a la acusación de senilidad mientras que callarse les permite protegerse pero también significa quedarse solos con sus recuerdos.”
    Con motivo del centenario de Buñuel en el 2000, los alcaldes de tres pueblos de Las Hurdes se opusieron a que la comarca le rindiera un homenaje, debido a que había mostrado a los hurdanos como "seres extraños, sin moral, sin sentimientos y sin dignidad, llamándonos enanos y cretinos" lo que causó "un daño irreparable a esta comarca", y le acusan de haber dicho muchas mentiras, "como que los padres se acostaban con sus hijas. Esta comarca ha sido y es pobre, sí, pobre, pero con dignidad"…¿Tienen razón en este rechazo? ¿Es falso el discurso de Las Hurdes de Buñuel?
   Veamos. En 1927 Maurice Legendre publicaba su libro, ilustrado “Las Hurdes. Estudio de Geografía humana”. Era el resultado de muchos años de haber estudiado la región. El film de Buñuel, que también se declara “de geografía humana”, está en buena parte inspirado en este libro. Veamos algunas afirmaciones de Legendre: "La boda es una de las raras ocasiones en que la vida hurdana se ilumina con una sonrisa" (pie de la foto 26). Sobre el pan, que es importado, apenas se come "en las bodas". En las Jurdes Altas y el valle central, "los pobres, y todos lo son en grado máximo, pasan meses enteros sin probar el pan, y cuando lo comen, es normalmente pan duro" de los restos que aportan los mendigos[…]. El hambre es crónica; el cretinismo y el paludismo, endémicos; apenas tienen agua potable; la mediocre miel es exportada, como las cabras en su mayoría: "Estas cabras consumidas las crían más por la leche que por la carne. Las comen cuando se matan por entre estas montañas escabrosas; a pesar de toda su agilidad, las cabras caen a veces en un barranco"; sobre los 300 niños expósitos o pilus, denuncia el "negocio de la crianza de los niños de la Inclusa [...] El hijo de su sangre queda abandonado, suplantado por el inclusero, y a menudo muere" […]. Finalmente, escribía respecto a las viviendas: "En las casas de los pordioseros de oficio, dormitorios de una sola cama [...] donde todos duermen juntos sin distinción de edad ni sexo en el más completo abandono" […]. Como conclusión, que la subalimentación favorecía la patogenia del bocio y el cretinismo, y se les unía el paludismo para el miserable estado sanitario de la población; pero ni la falta de comida ni el paludismo eran exclusivos de las Hurdes, por lo que se trataba de "un problema de salud en España en su conjunto".[..:] el contraste entre la abundancia de carne durante la matanza del cerdo y su escasez el resto del año (compensada con la de alguna cabra despeñada), la disentería provocada por la ingestión de las cerezas aún verdes, la utilización de las hojas en putrefacción para hacer abono, el paludismo endémico y su relación con el ciclo del mosquito anofeles, la abundancia de enanos, cretinos y enfermos de bocio, el difícil transporte de los niños muertos hasta los lugares con tierra para dedicarla a camposanto…
   Está probado que en Las Hurdes Altas no se cocía pan, apenas se comía carne (salvo con la matanza de cerdos o cuando se despeñaba una cabra), dominaban las enfermedades y era habitual la promiscuidad y la muerte temprana.
     El antropólogo Maurizio Catani, que como sabemos fue un gran conocedor de la región, escribió: Buñuel no tenía medios para quedarse en Las Hurdes más tiempo y, esto es importante, lo que a él le interesaba era expresar visualmente su propia interpretación de una sociedad pastoril pobre y plagada de enfermedades . Después de componer el guión ideal […] a partir del libro de M. Legendre , trató de transformar cuanto más rápido posible tal lectura en imágenes... Lo hizo como pudo y como es costumbre, buena o mala, utilizó los "efectos especiales" de su tiempo y a su alcance. El resultado es impresionante, pero los hurdanos lo consideran falso y atentador . ..De hecho, hay otra secuencia que hiere hondamente a los hurdanos, y no es fácil que hable de ella: la del niño muerto puesto en una artesa que el padre empuja para que pase el río crecido. Es una imagen documental, pero es también una imagen impúdica. "No hay derecho" dicen los hurdanos "nosotros también somos personas". Se ha de apuntar que es una verdad histórica documentada, que hasta el Plan Hurdes, que empezó en 1976, sólo había cementerios en las cabezas de municipio y en alguna alquería más. Las cadáveres tenían que ser transportados a hombros e incluso las parihuelas eran raras... de ahí que, para los hurdanos viejos o jóvenes, las imágenes de Buñuel carezcan de discreción y de respeto. A mi entender, este equívoco es una pena. No fue por indiscreción por lo que Buñuel rodó y montó aquellas imágenes, quería denunciar un hecho indecoroso que correspondía al Estado sanear. Aunque fueran violentas, más de medio siglo después, las imágenes queda como un acto de amistad.
     Así pues, a modo de resumen, lo que Buñuel muestra en su película era cierto en general, aunque eso sí, un tanto exagerado porque pretendía que su película fuera una llamada de atención con la finalidad de ayudar a la región. En contra de lo que piensan todavía muchos hurdanos, soy de la opinión de que Las Hurdes, le ha hecho bien a la región , porque la ha publicitado, ha dado a conocer sus problemas y ha hecho que mucha gente acuda a la región en plan turístico. ¿Qué algunos de éstos van en plan “morboso”? Eso nunca se va a poder evitar.

¿Es un panfleto político?

     El año en que rodó la película, Buñuel había roto con los surrealistas y se había afiliado al Partido Comunista de España, por lo que la película se puede calificar de tendenciosa y políticamente militante. Las Hurdes refleja las convicciones ideológicas y estéticas de un hombre comprometido con el pensamiento republicano de izquierdas y una llamada explícita a la politización de los artistas que aún permanecían recluidos en un esteticismo de "pura forma" y de "imágenes visuales", alejados de las preocupaciones de la vida real. 
     La película de Buñuel,  entraba en conflicto con la imagen de la España rural que las autoridades de entonces querían dar. La intención original del film era denunciar el abandono que los distintos gobiernos de la República con respecto a la comarca de Las Hurdes. Uno de los hechos significativos de la historia del film es que, aunque se rodó y montó en 1933, Buñuel decidió en un determinado momento cambiar, tanto en el cartón inicial como en el texto del comentario, la fecha, que ha quedado en el film como si hubiera sido rodado en 1932. Puede verse en uno de los mecanoscritos del comentario, a mano. Con este cambio, Buñuel confirma su voluntad y la de su equipo de hacer del film una ácida crítica a la república liberal-socialista, la que gobernó desde abril de 1931 hasta noviembre de 1933, cuando las derechas antirepublicanas ganaron las elecciones y cuando el film fue prohibido.
     Al sonorizarse la película en plena Guerra Civil, la intención revolucionaria se transformará en lucha antifascista al añadirle un cartel al final de la película, por lo que como dicen Gubern y Hammond, “pasó de su primer estadio, como denuncia de una dejación política secular, no remediada por la República (opción revolucionaria), a una denuncia de la agresividad bélica fascista.”
     Buñuel era consciente de que con su película ponía al espectador en una situación de "inconfortabilidad", puesto que la crudeza de las escenas hacen imposible la indiferencia y despiertan en él la indignación. Román Gubern considera que la película constituye una variante nueva "del documental, surgida de la combinación del cine etnográfico militante y de denuncia social, en la que la música de Brahms" – y también el comentario, cabe añadir – confiere a la obra "una condición poética…”
     En resumen Las Hurdes es un "documental", que muestra unos hechos con la intención de denunciar una situación y contribuir así a la ayuda de los hurdanos. Algo que muchos de éstos no han sabido comprender.

Si quieren más información sobre el tema pueden leer mi post: Las Hurdes/Tierra sin pan,1933: De Legendre a Buñuel

Bibliografía:

-Maurizio Catani: Hambre, mendicidad, usura en la «Tierra sin pan» filmada por
Buñuel en 1933 y, finalmente, gastronomía. (archivo de Internet)
-José Manuel López Abiada: Cambio estético y compromiso político en Buñuel (1929-1933):Un perro andaluz y Las Hurdes. Tierra sin pan. Pensamiento y culturaNº. 7, 2004 , págs. 123-140
-Javier Herrera Navarro: Las Hurdes. Tierra sin pan de luis buñuel: Historia fílmica de un
documental polémico, Apuntes Hurdanos, nº 8, febrero 2008
-Maurizio Catani: Terre sans pain. Apuntes Hurdanos, nº 3, noviembre 1997
-Merce Ibarz: Surrealismo, historia, contexto mediático y pedagogía,
en Tierra sin pan (Buñuel, 1933)(Archivo de Internet)
-Demetrio E. Brisset Martín:  Imágenes de la muerte en “Las Hurdes” de Buñuel.
Aproximación desde la antropología visual. Gazeta de antropologíaNº. 22, 2006
-Maurizio Catani: Historia y Antropología de la comarca de Las Hurdes Tierra sin pan, de L. Buñuel (Cincuenta años después) Narria, estudios de artes y costumbres populares, Facultad de Filosofía y Letras, Un. Autónoma de Madrid, n° 67
68, p.6-12.
-Las Hurdes. Un documental de Luis Buñuel. Catálogo de la exposición. MEIAC, 1999

*Aquí puedes ver los descartes de la película. En el material que  Buñuel desechó, hay numerosas tomas esperando a ver si alguna cabra se cae.

4 comentarios:

  1. Hay que ver esta película teniendo presente que el concepto de documental era diferente a ahora. Tal como los documentales de Flaherty (Nanouk el esquimal), seguian un guión et las escenas eran preparadas. >No por eso el trabajo resultante carecía de sinceridad.

    http://vacancessalamanque.blogspot.com.es/2014/09/las-hurdes-bunuel-extremadure.html

    ResponderEliminar
  2. Hay que entender que en aquella época toda España lo estaba pasando mal. El documental es como todo, en el cine hay parte de realidad y parte de ficción pero eso no quita el objetivo principal que buscaba el autor. Yo creo que ese documental ha ayudado mucho a la comarca de Las hurdes - Cáceres ahora bien opiniones hay para todos los gustos.

    ResponderEliminar
  3. Fueron franceses en 1890 y 1910 los primeros que estudiaron y
    denunciaron la cruda realidad de las Hurdes, comarca al norte de
    Extremadura, la más atrasada de nuestro país en su época, marcada por la
    enfermedad, el bocio, la miseria y el analfabetismo. Era tan notorio su
    atraso que el rey Alfonso 13 la visitó en dos ocasiones; en 1913 con el
    escritor Miguel de Unamuno y en 1922 con el doctor Gregorio Marañón,
    creándose al final una Comisión Sanitaria. Tanto viajecito y tanto
    estudio no sirvieron para nada, por lo que diez años más tarde, ya en la
    Segunda República, Buñuel para “luchar contra la sociedad que
    detestaba” y para denunciar el olvido en que permanecían sus habitantes,
    se propuso hacer allí su siguiente película, lugar en el que no se
    conocía ni el pan, de donde sacó el título, utilizando para ello el
    escándalo como principal arma. Su amigo, el intelectual anarquista Ramón
    Acín le había prometido que si le tocaba la lotería la produciría, así
    sucedió a los pocos meses y mantuvo su palabra financiándola.

    La película no se rodó en las Hurdes sino en Las Batuecas, un valle
    colindante de la provincia de Salamanca. A su estreno en el Palacio de
    la Prensa de Madrid en 1932 acudió Marañón, quien salió indignado del
    cine por lo desagradable que era y protestando enérgicamente contra
    ella, al igual que el gobierno de la Segunda República que decidió
    prohibirla al considerarla denigrante para el país. Cinco años más tarde
    se estrenó en Francia donde, también a los pocos días, se retiró a
    instancias del gobierno francés y de la prensa.

    La Hurdes consiguió escandalizar a los gobernantes e intelectuales de
    su tiempo. Fue prohibida en España durante los tres gobiernos
    republicanos y no se autorizó hasta después de la muerte de Franco.

    Aunque las Hurdes ya no se parecían en nada a la de la película, los
    reyes Juan Carlos y Sofía hicieron el paripé de visitarla en 1988, en
    recuerdo del viaje de su abuelo. Tanto resentimiento existe todavía con
    esta película, que con motivo del centenario de Buñuel en el 2000 los
    alcaldes de tres pueblos de Las Hurdes se opusieron a que la comarca le
    rindiera un homenaje.

    Casi veinte años después de “Tierra sin Pan” Buñuel repitió la jugada
    con “Los Olvidados”, retratando los barrios más pobres de la ciudad de
    México. Para conocerlos a fondo estuvo cinco meses antes del rodaje
    recorriéndolos vestido con las mismas ropas harapientas que sus
    habitantes. El estreno provocó reacciones violentísimas, con intentos de
    agresión física contra el cineasta, durando solo cuatro días en cartel y
    solicitando la prensa y los sindicatos la inmediata expulsión de Buñuel
    del país. Escándalo que se desinflo de inmediato al ganar ese mismo año
    el premio al mejor director en el Festival de Cannes. En 2003 “Los
    Olvidados” fue seleccionada por la UNESCO como una de las tres películas
    dignas de integrar la Memoria del Mundo.

    https://contraindicaciones.net/peliculas-de-escandalo/

    ResponderEliminar
  4. Había leído acerca de este documental pero nunca lo había visto, finalmente ayer lo hice con la versión narrada por Paco Rabal que hay en Youtube. Toda la película la vi con cierta intriga de saber cuanto fue real y cuanto simulado, finalmente este artículo me ha ayudado mucho para comprenderla mejor. Muchas gracias, su blog parece muy interesante

    ResponderEliminar