Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2013

Buñuel visto por (y 10) .... Mí (conclusiones)

Imagen
Buñuel, a lo largo de su vida, supo “publicitarse”, crearse una “imagen”. En sus diferentes declaraciones procuraba mantener “su persona” y su familia totalmente al margen y solía repetir los mismos tópicos y cuando murió, como suele ocurrir casi siempre, todo el mundo alaba al muerto. Vistas en conjunto, las distintas opiniones, que familiares y amigos han manifestado, vienen a resaltar más los aspectos positivos de Buñuel, que los negativos. Es normal, que sus hijos sólo destaquen aspectos positivos, aunque se relacionaran poco con él. Su mujer, aunque le criticó algunas cosas, tampoco contó mucho. Y los demás por “respeto al maestro” pues tampoco dicen mucho. El más perspicaz fue sin duda Max Aub, porque le trataba de tú a tú, como un igual y porque habían tenido vidas paralelas en muchos sentidos y al que Buñuel le tenía un cierto “miedo”. Sabía por donde tirarle, aunque eso no quita para que también lo engañara en algunas cosas, como su no militancia en el Partido Comunista. Para i…

Tullidos, enanos y ciegos en el cine de Luis Buñuel

Imagen
En toda la obra de Buñuel, lo monstruoso tiene carta de identidad. La monstruosidad física (ciegos, cojos, etc.) y moral (locos, neuróticos, místicos, etc.) es la base sólida sobre la que se construye el mundo de Buñuel. Como éste es también un moralista, no deja de tomar posición frente a esos monstruos y de declarar su amor (ej: el enano enamorado de la prostituta en Nazarín) o su odio (el ciego de Viridiana) por ellos. Por otra parte, aun en el peor de los casos, todo monstruo, por odioso que sea, interesa a Buñuel más que los pequeñoburgueses del género de Humberto D(1952)de Vittorio De Sica.

¿Son de Buñuel las películas de Filmófono?

Imagen
La finalidad de este post no es analizar las cuatro películas que produjo Filmófono, sino la de intentar discernir cuál fue la aportación de Luis Buñuel en ellas. En septiembre de 1934 Ricardo Urgoiti anuncia su intención de dedicarse también a la producción cinematográfica. Quiere montar una empresa de bajo coste y que le dé beneficios. Para ello considera indispensable: ·El establecimiento de un equipo fijo de colaboradores, que a base de trabajar juntos pudiera reducir las jornadas de filmación, siguiendo el modelo estadounidense ·La presencia estelar de algún, intérprete o cantante de primera fila, capaz de asegurar sólo con su nombre en los títulos de crédito un rendimiento económico en taquilla ·Argumentos populares que satisficieran el gusto de los espectadores y, al mismo tiempo, fueran susceptibles de ser abordados con ciertas pretensiones artísticas[1] Ricardo Urgoiti, que llevaba varios negocios, solía buscar un máximo responsable en cada uno de ellos. En el apartado de la prod…

Luis Buñuel: Procesos y principios creativos

Imagen
El presente post tiene la finalidad de poner en conocimiento de los lectores dos noticias que pueden interesarle:
La primera es que dentro del I Ciclo de Conferencias sobre Aragoneses Ilustres, organizado por la UNED, la profesora Amparo Martínez Herranz habló sobre:

"Luis Buñuel: Procesos y principios creativos",

En ese enlace podrán ver en diferido la conferencia completa. Realmente merece la pena que todo buen aficionado a Buñuel la vea. Explica todo el proceso que sigue Buñuel cuando crea una película, desde el guión hasta el montaje. La exposición está acompañada de frecuentes fotos y ejemplos de diferentes películas. También hay enlaces con versiones para móvil o sólo audio. Eso sí, hay que tomárselo con tiempo pues dura casi dos horas.

En las heladas aguas del cálculo egoísta (Dans les eaux glacées du calcul égoïste)

Imagen
En las aguas heladas del cálculo egoísta (Dans les eaux glacées du calcul égoïste ,1932) es el título de una película de Buñuel, de la que apenas se sabe nada. Como supongo que muchos de los que lean esto nunca habrán oído hablar de ella voy a exponer aquí lo que se sabe de la misma. Para entender el origen de la película, hay que aclarar la progresión que experimentó Luis Buñuel por aquellos años en su ideario político. Cuando Buñuel llegó a París en 1925 era un joven un tanto exaltado. Algunos lo tenían incluso por “un poco loco”. Era de tendencias un tanto anarquista y con ganas de acabar con muchos de los principios que fundamentan la “sociedad”: la familia, la patria, etc. El surrealismo era un movimiento en el que podía desarrollar esas tendencias, por eso él no tuvo ningún problema en integrarse a dicho movimiento. Como ejemplo de aquella exaltación, bastan las palabras que dijo Buñuel, en la presentación de Un perro andaluz en Madrid, a finales de diciembre de 1929: “Se trata s…

Buñuel y los sueños

Imagen
Si me dijeran: te quedan veinte años de vida, ¿qué te gustaría hacer durante las veinticuatro horas de cada uno de los días que vas a vivir?, yo respondería: dadme dos horas de vida activa y veinte horas de sueños, con la condición de que luego pueda recordarlos; porque el sueño sólo existe por el recuerdo que lo acaricia. Adoro mis sueños, aunque... sean pesadillas y eso son las más de las veces... Esta locura por los sueños, por el placer de soñar, que nunca he tratado de explicar, es una de las inclinaciones profundas que me han acercado al surrealismo ... “La confianza de los surrealistas en el sueño procedía de la capacidad de ese estado de la mente para relacionar los más diversos lugares y tiempos, los escenarios más insospechados y las voces más profundas a través de las cuales se expresa el deseo. Para ellos se trataba de un “espectáculo interior”, un “cine perfecto” que colmaba multitud de expectativas...Los surrealistas trabajaron duramente para hacerse con el lenguaje de los…

Buñuel y el Surrealismo

Imagen
El surrealismo era una necesidad de la época; en contra… del orden establecido, de la moral anquilosada, de la retórica de todos los sentidos, de los viejos valores académicos. Los surrealistas opusieron el descaro a la convención, el escándalo a la moral burguesa, la burla sangrienta a la mentalidad achaparrada y mezquina. Nosotros, los surrealistas, decíamos que el talento no excusa nada, y que el hambre tampoco excusa nada...La revolución surrealista luchaba por una revolución mundial, la "revolution totale", mientras que Hegel y Marx querían la transformación de la sociedad. Nosotros poníamos el surrealismo al servicio de la revolución proletaria mundial...Los movimientos revolucionarios en el mundo se han enfrentado únicamente a las realidades materiales, económicas y políticas; la repartición de las riquezas entre grupos opuestos. Nosotros, los surrealistas, quisimos una revolución del pensamiento que condiciona la vida humana. ¡Atacar el espíritu y no la materia! ¡Cam…