Guion de Simón del desierto

Guion de Simón del desierto
Se puede "ver" la película "completa" a través de una combinación de vídeo y lectura: se ve el primer trozo de vídeo y se lee el texto azul que no se rodó, luego el segundo trozo de vídeo y el texto azul y así sucesivamente. Intercalados hay algunos trozos de planos que no se rodaron en azul, pero son de menor importancia.

La columna de la izquierda es la traducción del guión de la película editado por L’AVANT-SCÈNE CINEMA, nº 94-95. La columna de la derecha es una combinación entre la columna de la izquierda y lo que realmente se ve en la película. 

Además se han consultado otros tres guiones:
  • ·         Luis Buñuel: Three screenplays, Viridiana, The Exterminating Angel, Simon of the Desert, The Orion Press, 1969
  • ·         Cineforum, nº 51 , Gennaio, 1966 (en italiano)
  • ·         Luis Buñuel, Sette film, Einaudi, 1989  (italiano)
He escogido el de L’Avant-Scène, porque es el que más se acerca a la versión definitiva de la película y el que mejor indica los movimientos de cámara. El de Orion Press es interesante porque incluye todo lo aquí está escrito de azul, porque no se rodó, y también la escena final en la que Simón vuelve a la columna. Los dos italianos se parecen al francés y están menos completos.
Las notas al pie con número, son originales de la edición de L’Avant-Scène. Las que llevan letras son mías.
El texto escrito en azul es que estaba en el guion original, pero no se llegó a rodar. Como es lógico no sabemos si eliminado por decisión del director o por falta de presupuesto.
El guion de la derecha está sacado de la edición de Criterion. He escogido ésta porque es la de mayor calidad de imagen y sonido. Hago la aclaración porque no coincidirán los tiempos con otras ediciones, por la introducción del logotipo al comienzo. Es por eso que el primer plano comienza en el segundo 21de la película.
Los huecos en blanco que se observan en ambas columnas son para intentar emparejar los contenidos de los dos guiones.
El texto de color azul es lo que no se rodó.
(He intentado ajustar al máximo el texto de las dos columnas, pero se desajusta al publicarlo)
ADVERTENCIA: Esta película  ha tenido numerosos problemas y Luis Buñuel no ha podido rodar todo lo que quería. La película, tal como se presenta, no se parece más que lejanamente a los diferentes proyectos de guion que hemos tenido en la mano y que hemos adaptado después de una visión imagen por imagen.
======================================
Plan general, exterior, de un paisaje desértico, quemado por un sol implacable. Al fondo las montañas. El suelo está agrietado, árido, salpicado de arbustos espinosos y pequeñas plantas características del desierto. En sobreimpresión se puede leer: "GUSTAVO ALATRISTE presenta". Panorámica para descubrir una quebrada, del fondo de la cual sube hacia nosotros un grupo de unas cincuenta personas, caminando lenta y rítmicamente.  En sobreimpresión se puede leer: “SIMON DEL DESIERTO”, después “un film de Luis Buñuel”. La continuación del genérico se desarrolla sobre el mismo plano: el grupo, todavía de lejos, avanza hacia nosotros salmodiando.
SALMO
Señor, soberano nuestro
Cuan admirable es tu nombre sobre toda la extensión de la tierra
Porque tu majestad se eleva por encima de los cielos.
Contemplo tus cielos, obra de tu mano,
Y la luna y las estrellas que tú has creado.
Cuál es el mérito del hombre para que te acuerdes de él,
O ¿quién es el hijo del hombre que merece tu verdad?
Fin del genérico.
El grupo avanza hacia nosotros y se le distingue un poco mejor: está formado de hombres, mujeres, niños y numerosos monjes del monasterio cercano. Destacan igualmente algunos soldados, un centurión, un obispo, dos peregrinos españoles1 de Santiago, un noble, seis monjes encapuchados, un artesano acompañado de su mujer y de su hija de alrededor de 10 años. El artesano tiene amputadas las dos manos. Todos continúan salmodiando.
 Panorámica y travelling hacia atrás cuando la procesión pasa delante de la cámara, para encuadrar en plano medio al obispo y a un abad en cabeza. La cámara les sigue un momento, después retoma al grupo en su conjunto. Los monjes son más visibles en razón de sus extrañas vestimentas.

Panorámica para encuadrar una decena de cabras que pastan en la hierba rala. Al fondo, llega la procesión que pasa cerca de ellas. Las cabras son custodiadas por un pastor de aspecto extraño, cuya talla apenas llega al metro. Tiene un cayado con el que empuja a los animales que se retrasan. Apenas supera su gran cabeza el lomo de las cabras. Al ver a los peregrinos, se pone a correr en su dirección para unirse a ellos2.



Plano medio (visto en picado) de la procesión que se detiene sobre una pequeña explanada arenosa. Todos levantan los ojos. La cámara hace una panorámica (panorámica grúa) y encuadra a Simón, de pie sobre una plataforma apoyada en una columna, levantada en pleno desierto.
Majestuosamente, Simón tiene los brazos cruzados sobre su pecho. Respetuosamente, inclina la cabeza hacia abajo. Después, plano cercano de su cara destacando en el cielo. Los cantos se detienen.






Plano medio de la base de la columna cerca de la cual se encuentra una basta escalera hecha de palos. Travelling hacia atrás para descubrir a un centurión y a un hombre tocado con un turbante. Toman la escalera y la ponen de pie contra la columna. Panorámica para encuadrar en contrapicado a Simón que los mira.
Plano medio del obispo que se aproxima de frente a nosotros hasta un plano cercano con los ojos levantados.
OBISPOa: Seis años, seis semanas y seis días llevas de pie  en esa columna, Simón, edificando a todos con tu ascesis . Pásate ahora a ese otro pedestal que te ofrece la munificencia del rico Práxedes Mateo. Dios quiere que puedas, sobre tu nueva columna, continuar dando ejemplo a nuestros hermanos con tu penitencia, siguiendo (off sobre Simón) la vía trazada por nuestro Padre Simeón el estilita.
Plano cercano de Simón que ha escuchado el discurso, permaneciendo impasible. Se diría que está un poco molesto, considerándose indigno de este homenaje.
 Plano cercano (picado) de Práxedes que tiene los ojos levantados hacia Simón fuera de campo.


PRÁXEDES. Recíbela Simón, como prueba de agradecimiento de una familia a la que tú has devuelto la felicidad al curarme de este abominable mal.
Vuelven los cantos salmodiados, mientras que en primer plano se distingue la escalera puesta así como una cruz. Al fondo el grupo de cantantes que miran en dirección a Simón fuera de campo.




Plano medio de dos monjes: uno se inclina hacia el otro y le cuchichea a la oreja algo.

Vuelta sobre Simón que fija la escalera; sus piernas están medio anquilosadas por estar continuamente de pie. Plano medio de sus pies que descienden lentamente, laboriosamente. Travelling siguiendo los pies hasta tierra. Plano medio: Simon es enseguida ayudado y sostenido por dos hombres que impiden que dé un traspié. La cámara gira alrededor de Simón, en primer plano, y distingue entonces, en segundo plano, otra columna, un poco más alta (la 1ª tenía alrededor de 3 metros de altura y ésta 8). Simón avanza, seguido por la cámara, hacia el obispo y se inclina respetuosamente delante de él, mientras que el obispo lo bendice. Simón está a punto de caer, pero el obispo y Práxedes lo sostienen y, juntos, se dirigen hacia la nueva columna. Plano medio: avanzan hacia la columna de espaldas a nosotros.b
Travelling hacia atrás en plano americano sobre Simón. El obispo y Práxedes avanzan entre la multitud y cuyos brazos se alargan hacia Simón. Los cantos se detienen. Un rumor se eleva de la multitud que se precipita hacia Simón.

Picado sobre la mitad inferior del cuerpo de Simón en que se ven los pies desnudos y las piernas arañadas, parcialmente cubiertas por su vestido de harapos. Uno de los hombres besa los pies de Simón. Otro desgarra un faldón de su vestido.
VOZ(off). ¡Ayúdame!
Vuelta al plano de conjunto, Simón entre la multitud.
VOZ: ¡Padre Simón!



Los centuriones consiguen despejar el camino de Simón y avanzan todos hacia nosotros, cuando otro hombre, Zenón, interviene.
ZENÓN: ¡Espera!
Zenón llega detrás de Simón que indica que se detenganPanorámica sobre él, después la cámara encuadra una anciana en la multitud, en segundo plano. Zenón se vuelve hacia ella y, panorámica inversa, la presenta a Simón. Plano americano de frente del grupo: Obispo, Simón, el abad. Un silencio religioso reina ahora entre los peregrinos.
OBISPO: He aquí a tu madre, Simón. Ella quiere vivir cerca de ti, hasta la hora de su muerte. Déjala abrazarte por última vez.
SIMÓN: (a su madre). Mejor hubieras hecho quedándote en la paz de tu casa mujer…, si todavía es posible…
ABAD: Obedece, Simón, y recíbela con alegría.
La madre quiere arrodillarse ante Simón, pero el estilita se lo impide y la abraza, después le dice.

SIMÓN: Vive cerca de mí, si así lo deseas, madre, pero con este beso yo te digo adiós en esta vida. El amor que te tengo no podrá interponerse entre el Señor y su servidor. Adiós, pues. En su presencia nos volveremos a ver.
Mientras que habla, travelling circular alrededor de él para encuadrarle de perfil. Al terminar la despedida, la deja y continúa avanzando.

 Panorámica en picado de lo alto de la nueva columna. Simón se detiene a los pies de la escalera donde de encuentra ya el obispo. Se inclina delante de él. Plano cercano de Simón casi suplicando.
SIMÓN. ¡Tu bendición padre!
OBISPO: Más vas a tener, hijo mío, porque de mis manos y, en este mismo momento, vas a ser ordenado sacerdote.
El obispo avanza hacia el abad? Urbicio que tiene en sus manos un paño blanco bajo el cual reposan el cáliz y la patena vacía. Le hace un signo para que le siga hasta Simón.

OBISPO: Prepárate, hijo mío.
El obispo comienza su rezo y tiende las manos hacia la frente de Simón.
Sobresalto de Simón, espantado.
SIMÓN: ¡No!...No soy digno…Padre, ¡No!
El obispo extiende sus manos sobre la cabeza de Simón y comienza la ordenación.
OBISPOVidete cuius ministerium vobis traditur...
Simón se separa y da dos pasos hacia atrás. El obispo avanza hacia el con firmeza.
OBISPO(continuando), ...ideo, vos admoneo...
SIMÓN: Yo no quiero recibir esta gracia… soy un pecador indigno.
Pero como el obispo insiste y le persigue, Simón coge el cayado de un pastor que se encuentra cerca de él como si quisiera defenderse del obispo. Este último reflexiona, después sonríe con comprensión. Abandona su proyecto.



OBISPO: ¡Sube a tu calvario, Simón…y queda en paz…, por el momento!
Simón, que se ha aproximado de nuevo, recibe la bendición del obispo. Los salmos se oyen de nuevo mientras que Simón comienza a subir por la escalera.
Panorámica, en contrapicado, hasta encuadrar la cima de la columna.c



Plano general: Simón no está todavía mas que a media altura de la escalera. La multitud le observa subiendo. Las gentes, los peregrinos se aproximan a la nueva columna, mirando hacia arriba.
Picado desde la plataforma: Simón llega sobre la plataforma (en primer plano) mientras que la multitud (al fondo en picado) le observa. Los cantos se detienen. Un clamor sube.
VOCES NUMEROSAS: Hermano Simón…Bienaventurado Simón…Queremos que nos bendigas…guía nuestras oraciones.
Simón se pone de pie, de espaldas a la cámara, y levanta los brazos; al punto la multitud, a tierra, se arrodilla…
SIMÓN: Rezad conmigo, hermanos, rezad…Padre3 nuestro, que estás en los cielos santificado sea tu nombre,...
(sigue el rezo sobre un plano medio frente a Simón. Travelling hacia delante sobre un primer plano de Simón) venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo. El pan nuestro de cada día dánosle hoy, perdónanos nuestros pecados como nosotros perdonamos a nuestros pecadores, pero no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal…Amen.
La multitud repite cada palabra. Planos sobre ella y sobre Simón al hilo del rezo.
Hacia el final, plano medio de un hombre (el de las manos cortadas) y de una mujer respondiendo a la oración. La mujer levanta el brazo de su marido.




MUJER DEL AMPUTADO: Bienaventurado, ¡mira estos muñones que fueron manos!...Estos brazos eran el sostén de mi casa. Cada día nos hundimos más en la miseria. Mira mis hijos, bienaventurado…
Simón el estilita ha escuchado a la mujer con mucha atención (contrapicado sobre él) y mira ahora al marido. Le pregunta amablemente al marido.
SIMON: ¿Y cómo te ocurrió esa desgracia?
Picado sobre el amputado en plano americano.
AMPUTADO: De un solo tajo me cortaron las manos.
SIMÓN: (off) ¿Pero por qué?
MUJER DEL AMPUTADO: ¡Porque robó!4

Plano medio del abad Zenón y de otro monje, confusos.
AMPUTADO(off) Sí, es verdad, pero estoy arrepentido de mis pecados.
Un gran clamor se eleva del grupo de peregrinos en plano semigeneral en  picado.
AMPUTADO(insistiendo). Padre, alivia mi desgracia.
MUJER DEL AMPUTADO(suplicando). Ayúdanos. Ten piedad de nuestros hijos.

Plano general de la columna y de la multitud.
VOZ: ¡Ayúdales!...Tú puedes hacerlo, Simón. Muestra tu caridad hacia los pobres…Di la palabra, Simón, bendice…, la bendición…
Contrapicado sobre Simón que abre sus brazos por encima del grupo.
SIMÓN: ¡Callaos!...Yo no puedo nada, sino rogar…Rogad conmigo, pero en silencio.
Simón se arrodilla y reza silenciosamente.
Plano medio del amputado y de su mujer, después un travelling hacia atrás (por grúa) para encuadrar dos peregrinos arrodillados en la multitud.
1er HOMBRE: Tal vez Dios nos permita ver uno de los milagros de Simón.
2º HOMBRE: Así sea.
Contrapicado sobre Simón de rodillas, ligeramente inclinado y continuando su rezo en silencio.
Primer plano del amputado, los muñones tendidos hacia el cielo.
Vuelta sobre Simón que ha acabado su rezo y se santigua. Mira hacia abajo en dirección del amputado y se levanta.
SIMÓN: (con humildad). Estás curado. Da gracias a Dios y vuelve a tus ocupaciones.

Plano del amputado con los brazos levantados, sobrepasando ligeramente la altura del encuadre. El hombre mira hacia el cielo y su cara no expresa ninguna sorpresa. Baja lentamente los brazos y podemos ver que dos manos se han puesto de forma milagrosa. Pero su indiferencia es total. El mismo reflejo se reproduce en cada uno de los miembros del grupo (travelling lateral) que se levanta tranquilamente sin manifestar la menor estupefacción. [Plano medio de la madre; ella está comiendo una manzana que se acaba de pelar]. Vuelta sobre el curado milagrosamente, su mujer y sus hijas que se disponen a partir.
CURADO MILAGROSAMENTE(a su mujer). Fabiola, volvamos a la casa, debo labrar el huerto.
MUJER DEL CURADO MILAGROSAMENTE: Habrá que comprar una azada nueva, la nuestra tiene el mango astillado…¡Vamos, niñas!
Se ponen en camino.
Todos los demás hacen lo mismo, sin que nadie muestre el menor interés por lo que acaba de ocurrir.

Travelling hacia atrás observando la marcha de la familia del curado milagrosamente que avanza hacia la cámara; una de las niñas pregunta a su padre.



HIJA DEL AMPUTADO: ¡Déjame ver tus manos, padre!...¿Son las mismas de antes?...
El padre, de mal humor le da un pescozón.
AMPUTADO: ¡Cállate idiota!...Déjame en paz…







Plano 1) 0:21. Plano general, exterior, de un paisaje desértico, quemado por un sol implacable. Al fondo las montañas. El suelo está agrietado, árido, salpicado de arbustos espinosos y pequeñas plantas características del desierto. En sobreimpresión se puede leer: "GUSTAVO ALATRISTE presenta"
Sobreimpresión de otro letrero: “Un film de LUIS BUÑUEL”
Panorámica hacia la izquierda (En sobreimpresión se puede leer "SIMÓN del DESIERTO") para descubrir una quebrada. La cámara se detiene. Por la quebrada se ve a un grupo de unas cincuenta personas, caminando lenta y rítmicamente hacia nosotros cantando un salmo.. En sobreimpresión el genérico
SALMO
Domine, Dominus noster,
quam admirabile est nomen tuum in universa terra!
Quoniam elevata est magnificentia tua super coelos.
Quoniam videbo coelos tuos, opera digitorum tuorum,
lunam et stellas quae to fundasti;
Quid est homo, quod manor est eius?
Aut filius hominis, quoniam visitas eum?
P 2) 0: 47Plano de conjunto. El grupo avanza hacia nosotros y se distingue un poco mejor: está compuesto de hombres, mujeres, niños y numerosos monjes del monasterio vecino. Destacan igualmente algunos soldados, un centurión, un obispo, dos peregrinos españoles de Santiago1, un noble, seis monjes encapuchados, un artesano acompañado de su mujer y de su hija de alrededor de 10 años. El artesano tiene amputadas las dos manos. Todos continúan
(sigue el genérico y el canto del salmo)
P 3) 1:01. Panorámica y travelling hacia atrás cuando la procesión pasa ante la cámara, para encuadrar en plano medio al obispo y a un abad en cabeza. La cámara les sigue un momento, y después retoma el grupo en su conjunto. Los monjes son los más destacados por sus extrañas ropas.
 (sigue el genérico y el canto del salmo)
P 4) 1:15 Panorámica para encuadrar una docena de cabras que pastan en la hierba rala. Al fondo, llega la procesión que pasa cerca de ellas. Las cabras son custodiadas por un pastor de aspecto extraño cuya talla apenas llega al metro. Tiene un cayado con el que empuja a los animales que se retrasan. Apenas supera su gran cabeza el lomo de las cabras. Al ver a los peregrinos, se pone a correr en su dirección para unirse a ellos2.
Plano de conjunto de un grupo de cabras, posteriormente la cámara se eleva y recoge a los caminantes un poco más cerca (termina el genérico y el canto).
P 5) 1:31. Plano medio (visto en picado) de la procesión que se detiene en una pequeña explanada arenosa. Todos levantan los ojos. La cámara hace una panorámica con la grúa y encuadra a Simón de pie sobre una plataforma apoyada en  una columna en pleno desierto.
Majestuosamente, Simón tiene los brazos cruzados sobre su pecho. Respetuosamente, agacha la cabeza hacia abajo. Después, plano cercano de su cara destacando en el cielo. Los cantos se detienen

P 6) 1:55. Plano medio de la base de la columna cerca de la cual se encuentra una basta escalera hecha de palos. Travelling hacia atrás para descubrir a un centurión y un hombre tocado con un turbante. Toman la escalera y la ponen de pie contra la columna. Panorámica para encuadrar en contrapicado a Simón que los mira.
P 7) 2:00. Plano medio del obispo que se aproxima de frente a nosotros hasta un plano cercano con los ojos levantados.
OBISPOa: Seis años, seis semanas y seis días llevas de pie  en esa columna, Simón, edificando a todos con tu ascesis . Pasa ahora a ese otro pedestal que te ofrece la munificencia del rico Práxedes según tu deseo. Así podrás sobre tu nueva columna seguir enfervorizando a nuestros hermanos con tu penitencia …
P 8) 2:27. Plano cercano de Simón en contrapicado que ha escuchado el discurso, permaneciendo impasible. Se  diría que está un poco molesto, considerándose indigno de este homenaje.
OBISPO: (off)… siguiendo la senda que nos mostró nuestro Padre Simeón el Estilita.
P 9) 2:32. Plano cercano en picado de Práxedes que tiene los ojos levantados hacia Simón fuera de campo.
PRÁXEDES: Recíbela Simón como una muestra de agradecimiento de una familia sobre la cual has derramado ventura al curarme a mí de un mal nefando.
P 10) 2:42. (Vuelven los cantos salmodiados) En primer plano se distingue una escalera levantada como una cruz. Al fondo el grupo de cantantes que miran en dirección a Simón fuera de campo.
SALMO:
Domine, Dominus noster,
quam admirabile est nomen tuum in universa terra!
Quoniam elevata est magnificentia tua super coelos.
P 11) 2:47. Plano medio de dos monjes. Uno se inclina hacia el otro y le susurra al oído cualquier cosa. (siguen los cantos)
P 12) 2:50. Plano medio de sus pies que descienden lentamente, laboriosamente. Travelling siguiendo sus pies hasta tierra. Al fondo se distingue la otra columna. Simón avanza seguido por la cámara, hacia el obispo y se inclina respetuosamente delante de él, mientras que el obispo le bendice. Simón está a punto de caer, pero el obispo y Práxedes le sostienen y, juntos, se dirigen hacia la nueva columna de espaldas a nosotros.







P 13) 3:17. Travelling hacia atrás en plano americano sobre Simón, el obispo y Práxedes que avanzan entre la   multitud y cuyos brazos se tienden hacia Simón. Los cantos de detienen. Un rumor se eleva entre la multitud que se precipita hacia Simón.
VOCES: Déjenlo pasar. Dejen pasar al santo.
P 14) 3:22. Picado sobre la mitad inferior del cuerpo de Simón del que se ven los pies desnudos y las piernas arañadas, parcialmente cubiertas de su vestido hecho harapos. Uno de los hombres besa los pies de Simón. Otro desgarra un faldón de su vestido.
VOCES: ¡Ayúdame! ¡Ayúdanos!
P 15) 3:25. Vuelta al plano de conjunto. Simón entre la multitud.. Panorámica hacia la izquierda que se detiene  en 3:05 encuadrando sólo a la multitud.
VOCES: ¡Ayúdame! ¡Dejen pasar al santo! ¡Ayúdanos padre Simón! ¡Ayúdanos padre Simón!
P 16) 3:37. Plano medio. Simón ayudado por el obispo y Práxedes avanzan hacia nosotros junto con la multitud,  cuando otro hombre, Zenón interviene.
ZENÓN: ¡Esperad!
Zenón llega desde detrás de Simón y pide que se detengan. Panorámica sobre él, después la cámara encuadra a una anciana entre la multitud en segundo plano. Zenón se vuelve hacia ella y, panorámica inversa, la presenta a Simón. Plano americano de cara del grupo: Obispo, Simón, Práxedes, Zenón, la madre. Un silencio religioso reina ahora entre los peregrinos.
OBISPO: He aquí a tu madre Simón. Quiere vivir cerca de ti hasta la hora de su tránsito. Deja que te abrace por última vez.
SIMÓN(a su madre) Mejor hubieras hecho quedándote en la paz de tu casa mujer y si aún fuera posible…
ZENÓN: Obedece Simón y recíbela con gesto alegre.
La madre quiere arrodillarse delante de Simón, pero éste lo impide.
P 17) 4:04. Primer plano de Simón:
SIMÓN: Vive cerca de mí si así lo deseas, madre pero con este abrazo me despido de ti en esta vida (abraza a su madre). El amor que te tengo no podrá interponerse entre Dios y su siervo. Adiós. En su presencia volveremos a encontrarnos.
Mientras que habla, travelling circular alrededor de él para encuadrarle de perfil. Al terminar la despedida, la deja y continúa avanzando.
P 18) 4:28. Panorámica en picado de lo alto de la nueva columna hasta la base. Simón llega a los pies de la escalera, donde ya se encuentra el obispo. Se inclina ante élPlano cercano de Simón casi suplicando.
SIMÓN: Su bendición padre.
OBISPO: Más vas a tener. Pues de mis manos recibirás en este momento la ordenación sacerdotal.
El obispo avanza hacia el abad Urbicio (rápida panorámica hacia la derecha) que tiene en sus manos un paño blanco sobre el cual reposan el cáliz y la patena vacía. Le hace un signo para que le siga hasta Simón. (Panorámica inversa)
OBISPO: Prepárate hijo mío.
El obispo comienza su rezo en latín y tiende las manos hacia la frente de Simón.
OBISPO: Videte cuius ministerium vobis…
Sobresalto de Simón, espantado.
SIMÓN: ¡No!...no soy digno (Simón le quita al obispo las manos de su frente)…sacerdote ¡No!
El obispo extiende sus manos sobre la cabeza de Simón y comienza la ordenación.
OBISPO: Videte cuius ministerium vobis traditur...
Simón se vuelve hacia atrás (rápida panorámica hacia la derecha acompañándolo) coge un cayado de un pastor que se encuentra cerca de él.
P 19) 5:06. Plano cercano de Simón de frente y el obispo de espaldas. Simón tiene el palo levantado como para defenderse del obispo.
SIMÓN: No puedo recibir esa gracia…Soy pecador indigno.
Práxedes le quita el cayado.
P 20) 5:11. Plano medio lateral del obispo y Simón
OBISPO: Sube a tu calvario, Simón… y queda en paz…por ahora.
Simón recibe la bendición del obispo y comienza a subir la escalera. Vuelven a oírse los salmos mientras Simón sube la escalera. Grúa hacia arriba mientras sube la escalera.c
SALMO:
lunam et stellas quae to fundasti;
Quid est homo, quod manor est eius?
Aut filius hominis, quoniam visitas eum?
P 21) 5:32. Plano general: Simón no está todavía mas que a media altura de la escalera. La multitud le observa subiendo. (Siguen los salmos)

P 22) 5:44. Grúa en picado por encima de la plataforma: Simón llega sobre la plataforma (en primer plano) mientras que la multitud (al fondo en picado) le observa. Los cantos se detienen. Un clamor   sube.
VOCES NUMEROSAS: Hermano Simón…Bendícenos Simón…Queremos que nos bendigas…Guía nuestros rezos
Simón está de espaldas a la cámara, levanta los brazos.
SIMÓN: Rezad hermanos, rezad…Padre3 nuestro que estás en los cielos…(la multitud se arrodilla y repite las palabras de Simón).


P 23) 6:09. Plano medio de Simón. Travelling hacia delante hasta un primer plano de Simón.
SIMÓN: santificado sea tu nombre… venta a nos el tu reino…y hágase tu voluntad…
P 24) 6:21. Plano  general. Es continuación del plano 22.
VOCES NUMEROSAS(Repiten). Hágase tu voluntad.
P 25) 6:23. Primer plano de Simón. Es continuación del plano 23.
SIMÓN: Así en la tierra como en el cielo.
P 26) 6:26. Plano medio de un hombre con las manos cortadas y de una mujer que responden al rezo. Cuando termina el rezo. La mujer levanta los brazos de su marido. Travelling de retroceso.
MUJER DEL AMPUTADO: Bienaventurado, ¡mira estos muñones que fueron manos! Cada día hay más  miseria en nuestra casa y mis hijas no tienen qué llevarse a la boca.
P 27) 6:38. Plano medio de Simón en contrapicado. Le pregunta amablemente al marido.
SIMÓN: ¿Cómo te ocurrió esa desgracia hombre?

P 28) 6:42. Plano americano sobre el amputado y su familia.
AMPUTADO: De un solo tajo me cortaron las manos.
SIMÓN: ¿Pero por qué?
MUJER DEL AMPUTADO: Señor, por robar.4
P 29) 6:49. Plano medio del abad Zenón y de otro monje confusos.
AMPUTADO(voz en off) Sí, es cierto. Pero estoy arrepentido se mis pecados.
P 30) 6:53. Plano americano sobre el amputado y su familia.(igual al P 28).
AMPUTADO: Padre, pide alivio a mi desgracia.
MUJER DEL AMPUTADO(Suplicando) Ayúdanos. Compadécete de estas criaturas.
P 31) 7:00. Plano general de la multitud con la columna al fondo.
VOCES: Compadécete hermano Simón. Por favor. Tú puedes ...
SIMÓN: Yo no puedo hacer sino rogar. Rogad conmigo, pero en silencio. (Simón levanta los brazos, se arrodilla y reza silenciosamente)


P 32) 7:13. Plano medio del amputado y de su mujer. Después travelling hacia atrás (grúa) para encuadrar dos peregrinos arrodillados entre la multitud.
PEREGRINO 1: Tal vez Dios permita que veamos uno de los milagros de Simón.
PEREGRINO 2: Así sea.
P 33) 7:25 Contrapicado sobre Simón de rodillas, ligeramente inclinado y continuando su rezo en silencio.
P 34) 7:27. Primer plano del amputado, los muñones tendidos hacia el cielo, rezando.
P 35) 7:30. Plano medio sobre Simón que ha acabado su rezo y se santigua. Mira hacia abajo en dirección del amputado y se levanta.
SIMÓN: Ya estás bien. Da gracias a Dios y vuelve a tus quehaceres.
P 36) 7:43. Primer plano del amputado que tiene los brazos levantados, sobrepasando ligeramente la altura del encuadre. El hombre mira hacia el cielo y su cara no expresa ninguna sorpresa Baja lentamente los brazos y podemos ver que dos manos se han puesto de forma milagrosa. Pero su indiferencia es total. El mismo reflejo se reproduce en cada uno de los miembros del grupo que se levanta tranquilamente sin manifestar la menor estupefacción. [Plano medio de la madre; ella está comiendo una manzana que se acaba de pelar] Se levantan y se marchan. Travelling hacia atrás: de primer plano a plano de conjunto.
AMPUTADO: Fabiola vamos a casa. Necesito entrecavar la huerta.
MUJER DEL AMPUTADO: Tendremos que comprar una azada nueva. La nuestra tiene el mango astillado.

.


P 37) 7:59. Plano medio de la multitud que se aleja de espaldas sin que nadie muestre el menor interés por lo que acaba de ocurrir
P 38) 8:02. Travelling hacia atrás observando la marcha de la familia del milagro que avanza hacia la cámara en plano medio. Una de las hijas le pregunta a su padre.
HIJA DEL AMPUTADO: A ver las manos padre. ¿Son las mismas de antes?
AMPUTADO: ¡Cállate tonta! ¡Déjame en paz!
El padre de mal humor le da un pescozón.
NOTAS:
1- Precisión del guion original.
2- Expresión propia del guion, ya que aunque se ven las cabras, no se ve al enano; lo mismo para el artesano de las manos cortadas, que se les ve pasar sin que el espectador pueda darse cuenta de su invalidez.
3- Queda entendido que este rezo se realiza en latín.
4-  En el guion original, era una de las dos niñas del amputado –la más joven- la que desvelaba este hecho.
a- En edición de Orion Press, esta parte de la escena es diferente. Los peregrinos, al llegar hacen dos filas entre las dos columnas. Simón baja de su columna y el diálogo se desarrolla en tierra.
b- Lo rodó todo en un solo plano: el 12.
c- En el guion de Orion Press dos mujeres llevaban a la madre de Simón a su cabaña, le dejaban agua y alimento y se iban llorando.
(Los primeros 20 segundos están en negro para ajustarse al guion)
Plano5 de un pequeño grupo de tres o cuatro personas. Una joven se dirige a otra mujer mayor:
JOVEN: Dame el brazo, vuestros pies no están hechos para estas piedras.

Picado sobre Simón rezando que mira la multitud dispersarse. Levanta los brazos y sigue rezando.
 Vuelta sobre la multitud en plano medio y travelling hacia atrás para encuadrar los dos peregrinos, vistos precedentemente, que discuten.
1er HOMBRE: ¿Has visto?
2º HOMBRE: ¿Qué?
1er HOMBRE: El truco de las manos.
2º HOMBRE: ¡Sí!
1er HOMBRE: ¿Te queda pan?
2º HOMBRE: Sí.
1er HOMBRE: Dame un trozo.
Plano medio de Simón, de cara a la cámara y grúa hacia atrás: Extiende las manos lateralmente, después las cruza sobre el pecho. Vuelta a la base de la columna.
P 39) 8:10. Grúa: Picado sobre Simón en primer plano que mira la multitud dispersarse al fondo. Levanta los brazos y sigue rezando.
P 40) 8:17. Plano medio de los dos peregrinos vistos anteriormente. Travelling hacia atrás mientras hablan.
PEREGRINO 1: ¿Ya viste?
PEREGRINO 2: ¿Qué?
PEREGRINO 1: ¿Lo de las manos?
PEREGRINO 2: Sí. ¿Te queda pan?
PEREGRINO 1: Sí.
PEREGRINO 2: Dame un cacho.
P 41) 8:29. Plano medio de Simón, de cara a la cámara y grúa hacia atrás: Extiende las manos lateralmente y se pone a rezar.



Simónde rodillas continúa orando. No mira a ninguno de los que abajo se alejan. De hecho, no quedan más que dos peregrinos, que dirigen una súplica al Santo y consiguen sacarlo de su meditación.
PEREGRINO 1: Nosotros venimos de muy lejos. Bienaventurados…de España. Quisiéramos recibir tu bendición antes de alcanzar el santo sepulcro.
PEREGRINO 2: Nosotros quisiéramos también que se nos conceda la hospitalidad, esta noche, en el convento…¿Está muy lejos de aquí?
Simón hace un esfuerzo para mostrarse amable, a pesar de la interrupción de su rezo, lo que le molesta siempre.
SIMÓN: (Señalando la lejanía) A una hora de buena marcha…El abad os recibirá favorablemente…
Los peregrinos se arrodillan.
PEREGRINO 1: Danos tu bendición, Padre.
Simón los bendice, después les dice.
SIMÓN: Si durante vuestro viaje hacia el Santo Sepulcro os encontráis a mis señores, saludadlos de mi parte.
Los peregrinos miran al Santo con extrañeza.
PEREGRINO 2: ¿Y quiénes son tus señores?
SIMÓN: (con dulzura) Son aquellos que se llaman pobres y mendigos, porque ellos son, verdaderamente los que nos pueden abrir el reino de los cielos…
Los dos peregrinos, sorprendidos, se inclinan.
PEREGRINO 1: Haremos lo que tú deseas.
Se ponen en marcha. La madre pasa junto a ellos llevando un haz de leña.

Un abad se aproxima a un grupo de monjes y a un prior.



ABAD: Hemos pasado demasiado tiempo con este asunto. Partimos, padre.
UN MONJE (llamado Callinico): Deberíamos quedarnos un poco más para acompañar la soledad de Simón  con nuestras oraciones.
Otro monje, Daniel, asiente con un movimiento de cabeza. Todos se arrodillan mientras que suena un espantoso trueno.

Plano americano corto de una mujer bonita, que avanza (travelling hacia atrás) en dirección a los monjes. Va vestida con una túnica y lleva una jarra al hombro, que sostiene en equilibrio con su brazo derecho con un gesto un poco provocativo. Es sin duda una campesina, en quien se puede reconocer la niña del aro que aparecerá más tarde. Sus ojos risueños tienen un brillo especial. Oculta algunos mechones bajo su cofia. Panorámica sobre ella en plano americano que se aproxima a los monjes arrodillados. El viento sopla. El rugido del trueno se calma. Flash sobre Simón, en plano medio, que continúa, extático, rezando en la cima de la columna. Vuelta al suelo: entre los monjes y la columna, pasa la mujer de la jarra. Dos monjes Urbicio y Callinico no levantan los ojos del suelo, pero el otro, Daniel, la sigue un momento con la mirada. No pone en ella ninguna malicia; no es más que simple moderada curiosidad. La mujer sigue su camino.
SIMÓN(off) ¿De dónde salió esa tuerta?
Daniel reacciona, extrañado (plano americano largo sobre él)
DANIEL: ¿Tuerta? Te equivocas.
Contrapicado (en plano medio) de Simón mirando severamente hacia abajo, hacia Daniel.
SIMÓN: Te digo que es tuerta.
Picado sobre Daniel, visto por Simón.
DANIEL: Pues bien, yo he visto que ella tenía sus dos ojos en perfecto estado…
SIMÓN(off) ¿Y tú cómo lo sabes?
DANIEL: Porque la he mirado y he visto que ninguno de sus ojos tenía sombra de mal…
Plano medio de Simón, descontento, que tiene un gesto brusco.
SIMÓN: ¿Y cómo has podido olvidar el precepto que ordena: “no mirarás a ninguna mujer…”
(primer plano de Simón) y “no te dejarás seducir por la mirada de las hembras”…

y sobre todo “no ardas en el fuego de una contemplación vana”.

Primer plano de Daniel, asustado, que baja la cabeza, impresionado por el tono de Simón el estilita,
el Anacoreta continúa su filípica mientras se le encuadra de nuevo.
SIMÓN: Hermano, a partir de este instante, preferiría que no te acercaras más a mí hasta que puedas guardar la moderación que se impone en tus miradas.
Simón se vuelve de perfil y levanta las manos en una ofrenda arrogante.

P 42) 8:37. Plano medio de dos monjes se aproximan al abad y al prior. La cámara hace una rápida panorámica hacia la izquierda hasta encuadrar al grupo en plano americano.
MONJE: Con estas entelequias nos hemos entretenido ya demasiado. ¿Nos vamos ya, padre?
ZENÓN (ABAD): Deberíamos quedarnos un rato para acompañar las soledades de Simón orando.
Se arrodillan los cuatro monjes y se ponen a rezarSe oye un trueno espantoso.
P 43) 8:57. Plano medio de una mujer, bonita, que avanza (travelling hacia atrás) en dirección a los monjes. Va vestida con una túnica y lleva una jarra al hombro, que sostiene en equilibrio con su brazo derecho con un gesto un poco provocativo. Es sin duda una campesina, en quien se puede reconocer la niña del aro que aparecerá más tarde. Sus ojos risueños tienen un brillo especial. Oculta algunos mechones bajo su cofia. (Continúa el trueno del plano anterior)
P 44) 9:05. Panorámica hacia la izquierda sobre la mujer. Empieza en plano entero de la mujer que se aproxima y pasa entre los monjes arrodillados y la columna. Los tres primeros monjes no levantan los ojos del suelo, pero Daniel la sigue un momento con la mirada sin malicia. La panorámica termina sobre el monje Daniel en plano medio. El viento sople y el ruido de la tormenta se calma.





SIMÓN: ¿De dónde ha salido esa tuerta?
DANIEL: ¿Tuerta? Te equivocas Simón


P 45) 9:20. Plano medio de Simón en contrapicado, mirando severamente hacia abajo, hacia Daniel.
SIMÓN: Y yo te digo que es tuerta.
P 46) 9:24. Plano entero de los cuatro monjes arrodillados en picado.
DANIEL: Ella tiene sus dos ojos y bien sanos.
SIMÓN: ¿Cómo lo sabes?
DANIEL: Porque la miré. Y ninguno de sus ojos tenía sombra de mal.
P 47) 9:33. Plano medio de Simón, descontento, que tiene un gesto brusco.
SIMÓN: ¿Y cómo has olvidado el precepto que manda: no pondrás tus ojos en mujer alguna?
P 48) 9:40. Primer plano de Simón.
SIMÓN: Y no te dejes seducir por mirada de hembra, y sobre todo…
P 49) 9:46. Gran primer plano de Simón.
SIMÓN: Y sobre todo no te dejes arder en el fuego de una contemplación vana.
P 50) 9:52. Primer plano de Daniel,  que asustado, baja la cabeza, impresionado por el tono de Simón el estilita
P 51) 9:55. Plano medio de Simón (grúa) de frente que continúa su filípica.
 SIMÓN: Hermano, a partir de este instante preferiría que no volvieses a acercarte a mí hasta que no guardes la debida moderación en tus miradas.
Se gira de perfil y levanta las manos en una ofrenda arrogante.



La mujer7 que se estaba alejando sin volver la cabeza, desaparece bruscamente como tragada por la tierra. Vuelta sobre la madre de Simón que enciende un pequeño fuego, cerca de su cabaña.

El grupo de monjes (visto de espaldas en plano medio) se levanta y se aleja mientras que resuena un fuerte redoble de tambores8.
Plano medio de Simón que mira el suelo disgustado. Primer plano  (picado) de su madre que levanta sus ojos hacia él. Se santigua, mientras la cámara se desplaza para encuadrar en contrapicado a Simón en la columna. El redoble de tambores ha cesado. Fundido en negro.


DESIERTO   DÍA
Travelling hacia atrás más panorámica, en  el desierto páramo cercano a las columnas. Sigue a Matías, un hermano lego de alrededor de 18 años, de cara imberbe, que refleja una expresión de candor, extremadamente bien vestido y aseado. Lleva un talego a la espalda. Al fondo, se distingue la columna con Simón de pie en la cima. Matías llega cerca del rebaño de cabras cuidadas de nuevo por el extraño enano9.
PASTOR: Buenos días, hermano Matías.
MATÍAS: Buenos los dé Dios, hermano…¿Por qué no has llevado la leche al convento?
PASTOR: Alguna bruja ha debido echar su podrido aliento y la ha cuajado. Al alba, llevaré un cántaro de leche fresca.
Plano medio del pastor visto por encima del hombro de Matías en escorzo.
PASTOR: ¿Vas a ver al bienaventurado Simón? Ayer le ofrecí un plato de queso blanco y un trozo de pan fresco de tres días. ¡Pues bien!...Maldita sea mi alma, ni tan siquiera me ha mirado.


MATÍAS(contracampo sobre él). No jures y excusa al Padre Simón. Debía estar en oración.
Travelling hacia atrás sobre un plano largo: el pastor ve al hermano acariciar la cabra. Se aproxima a él.
MATÍAS: ¿Qué le pasa a ésta?
PASTOR: Tiene una pata enferma. ¿Te gusta, verdad, ladino?...Es la nueva. Se llama Domitila
Cámara al suelo encuadrando la cabra, detrás de la cual se ve al pastor que le acaricia las ubres y las sopesa.
PASTOR: Y mira qué bien plantadas están. Apenas las tocas y se pasma la zorra.

Plano medio del hermano Matías que enrojece, mientras que el pastor ríe sarcásticamente. Matías se levanta e interrumpe bruscamente esta conversación.
MATÍAS: Quédate con Dios, hermano..



Plano general, con la columna al fondo. Matías se dirige rápidamente hacia la columna, de espaldas a la cámara. Se gira y grita.
MATÍAS: (con tono de reproche). No debes querer tanto a estos animales…No olvides que el diablo merodea por los desiertos.
PASTOR: (plano americano). De noche, lo oigo.

Plano general: Matías sigue su camino hacia la columna. De pronto (siempre de espaldas a nosotros) se pone a dar brincos alegremente. La cabra bala al fondo.

Primer plano de un motivo de la columna y grúa para encuadrar en primer plano la cara de Simón el estilita.10 Debe aproximarse a la cuarentena, pero la vida, bajo la intemperie y los ayunos prolongados, le hacen parecer mayor. Su cuerpo, de una extrema delgadez, está cubierto de llagas, sobre todo en las piernas y en los pies donde son también más profundas. Sus cabellos ondean, formando varios mechones que desciende casi hasta su cintura. Su barba, partida por la mitad, cae más abajo del pecho. Su cabellera está en un estado lamentable, enmarañada, polvorienta y en tal desorden que, para remediarlo, sería necesario cortarla a rape. En su cara, sus ojos brillan de un fuego oscuro, expresivos, ardientes, con una mirada a la vez dura o suave según las circunstancias. Va vestido con un sayal de color indefinible a causa de las intemperies, desgarrado en varios lugares. Lleva los pies desnudos.
Los labios agrietados de Simón se mueven mientras reza. No oímos lo que murmura del rezo, aunque algunas palabras, pronunciadas en voz alta sean comprensibles.
SIMÓN(rezando)… Averte iram Tuam…Non potuerunt mini…cor meum…hei mihi, Domine…(pausa)
MATÍAS(off) ¡Simón! ¡Padre Simón!
Una voz lo llama desde abajo. Al comienzo, Simón no le oye, pero se hacen más fuertes, insistentes.
SIMÓN(rezando) He olvidado el fin de la oración.
Simón intenta entonces, trabajosamente, volver a encontrar las palabras de la oración volviendo algunas palabras atrás.
SIMÓN(preocupado) ...cor meum... hei mihi, Domine...
Picado: en primer plano de espaldas, Simón de pie sobre la plataforma. Al fondo, en tierra, Matías que continúa llamando a Simón.
MATÍAS: ¡Simón!...¡Padre Simón!...Te traigo el alimento…Bienaventurado, mira…¡Padre Simón!
Simón interrumpe su rezo y baja los ojos. Matías se da cuenta de que ha conseguido atraer su atención.
MATÍAS: Que la paz de Señor sea contigo.
SIMÓN: Y contigo hermano.


Plano americano (contrapicado) de Simón que mira hacia abajo. Matías fuera de campo.
MATÍAS(off) Además de la lechuga, te traigo aceite y pan.
SIMÓN: Mi cuerpo no necesita esos regalos. Dios me da la fuerza de sustentarme con el agua y la lechuga.

Simón se arrodilla y comienza a desatar una pequeña bolsa de cuero descolorida por el tiempo, atada a un lado de la columna. Panorámica sobre la bolsa que desciende. Se oye durante este tiempo el diálogo de los dos hombres.
MATÍAS(off) Yo también ayuno, Padre, pero cuando menos como, más engordo.
Contrapicado sobre la bolsa que baja lentamente.
MATÍAS(off) El abad quiere que comas más…
SIMÓN(off). Le agradezco sus cuidados. Dile que me perdone, pero yo sé mejor que él cuán necesarios me son esos ayunos…Y perdóname, tú también…




Primer plano de Simón, arrodillado: reza mientras que Matías continúa off.
MATÍAS: (off). Debes saber que en el Monasterio, hay (sobre Matías) muchos cambios. Ya no nos dan vino…Ahora, bebemos agua con comino y pimienta. El Abad dice que eso da fuerzas.
Plano americano de Matías: ha sacado del saco de Simón una lechuga medio seca, llena de hormigas, que lanza lejos de él, con asco.
MATÍAS: ¿De qué te has alimentado estos cinco días que no he venido a verte?
Matías destapa una pequeña calabaza que se encuentra en el saco de Simón y la huele, haciendo un gesto de asco.
MATÍAS: No has bebido casi agua y la que queda está podrida.
Saca de su propio saco tres lechugas frescas y una especie de calabaza llena de agua. Coloca todo en el saco de cuero que comienza a subir, izado por Simón (panorámica).
Plano americano de Simón que pone el saco cerca de él y se levanta.
MATÍAS(off). ¿No necesitas nada, Padre?
SIMÓN: No…Vete en paz y déjame con mi guerra.
MATÍAS(off) ¿Guerra?
SIMÓN: ¡Ah!...inocente tú que no la conoces todavía…
Vemos ahora que su mirada se fija con atención hacia abajo donde se encuentra Matías.


Picado sobre Matías, el hermano lego, visto por Simón fuera de campo.
SIMÓN(off) Hijo…, ¡Qué aseado vas!
Matías enrojece, tomando las palabras del estilita por un cumplido.
MATÍAS: Gracias…,Padre.
Contrapicado sobre Simón, visto por Matías fuera de campo.
SIMÓN(severo). Pero piensa que si la limpieza del cuerpo y de los vestidos es cosa inocente entre los hombres del siglo…, es un pecado para aquellos que se consagran a la vida religiosa.


Picado sobre Matías al pie de la columna.
MATÍAS: Tendré en cuenta lo que acabas de decirme.
Se inclina, se vuelve y desaparece en la lejanía.



Primer plano de Simón que mueve la cabeza, incrédulo. Además la visita le ha distraído  y tiene problemas para concentrarse de nuevo.
Vuelve en plano largo sobre la base de la columna: la madre de Simón persigue un pollo para hacerlo entrar en la cabaña.
Plano medio de Simón, de pie sobre la plataforma, de espaldas a nosotros. Levanta las manos hacia el cielo.
SIMÓN: (En voz alta). Si iniquitatis observaveris, Do­mine...¡Es un cretino presuntuoso! Si iniquitatis…¡La más despreciable de Tus criaturas, Señor, es el hombre! Su sola presencia me aleja de ti…¡Auxilium meum a Dominum!
Siente un pequeño escalofrío y se gira hacia la cámara (es visto en ligero contrapicado).
SIMÓN: Hoy no hay moscas…(voz interior) De nuevo tengo hambre y sed…Había conseguido olvidar mi cuerpo, pero ese infeliz me lo ha recordado.
Cansado de tanto tiempo de pie, se sienta sobre trabajosamente, coge la bolsa, la abre y saca una lechuga que contempla. Resistiendo a la tentación del hambre, la vuelve a meter la bolsa.
SIMÓN(voz interior). No. Hasta que el sol no se ponga, no comeré…(en voz alta). ¡Cuánto camino a recorrer para ser digno de ti!11
P 52) 10:12. El grupo de monjes (vistos en plano medio y en picado) se levantan y se van por la izquierda de la cámara(Comienza un fuerte redoble de tambores)8
P 53) 10:22. Plano medio de Simón (contrapicado) que mira el suelo disgustado. (sigue el sonido de los tambores)
P 54) 10:27. Plano medio de su madre que levanta los ojos hacia él. La cámara (grúa) se endereza para encuadrar en contrapicado a Simón sobre la columna. Cesan los tambores. Fundido en negro
DESIERTO   DÍA
P 55) 10:41. Travelling hacia atrás más panorámica, en el desierto páramo cercano a las columnas. Sigue a Matías en plano medio, un hermano lego de alrededor de 18 años, de cara imberbe, que refleja una expresión de candor, extremadamente bien vestido y aseado. Lleva un talego a la espalda. Matías llega cerca del rebaño de cabras cuidadas de nuevo por el extraño enano9.
PASTOR: Buenos días hermano Matías
MATÍAS: Buenos los dé Dios hermano…¿Por qué no has llevado la leche al convento?
PASTOR: Es que alguna zorra le echó el podrido aliento y la hizo cuajada. Con el alba del amanecer le llevaré un cántaro de fresca.
P 56) 10:59. Plano medio del pastor visto en picado por encima del hombro de Matías en escorzo..
 ¿Vas a ver al bienaventurado Simón?
MATÍAS: Sí.
PASTOR: Ayer le ofrecí un cuenco de requesón y un cacho de pan tierno de tres días. Pues maldita sea mi alma. Ni caso me hizo el tal.
P 57) 11:13. Plano medio en contracampo sobre Matías en contrapicado.
MATÍAS: No maldigas. Y disculpa al padre Simón, estaría orando. (Travelling hacia atrás sobre un plano largo. El pastor ve que el hermano lego acaricia a la cabra). ¿Qué le pasa a esta?
PASTOR: Está enferma de la pata. ¿Te gusta verdad ladino? Es la nueva y se llama Domitila
P 58) 11:29. Cámara en el suelo encuadrando la cabra, detrás de la cual, detrás de la cual se ve al pastor que le acaricia las ubres y las sopesa.
PASTOR: Mira qué bien plantadas las tiene. No más la tocas y se pasma la muy tal.
P 59) 11:35. Plano medio del hermano Matías que enrojece, mientras el pastor se burla. Panorámica hacia arriba mientras Matías se levanta e interrumpe bruscamente la conversación. Travelling  lateral acompañándolo en su marcha.
MATÍAS: Quédate con Dios hermano.
PASTOR: Amén
P 60) 11:42. Panorámica sobre Matías en plano medio siguiendo su andadura de espaldas a la cámara, hasta un plano general con Matías en primer término y la columna al fondo. Se vuelve y grita:
MATÍAS(en tono de reproche) No quieras tanto a los animales, mira que el diablo anda suelto por el desierto.
P 61) 11:47. Plano entero del pastor con la cabra.
PASTOR: De noche lo oigo.
P 62) 11:53. Plano general: Matías sigue su camino hacia la columna. De pronto (siempre de espaldas a nosotros) se pone a dar brincos alegremente. La cabra bala fuera del plano.
P 63) 12:00. Primer plano de la parte inferior del capitel de la columna y grúa hacia arriba para encuadrar en primer plano el rostro de Simón el estilita10. Debe aproximarse a la cuarentena, pero la vida, bajo la intemperie y los ayunos prolongados, le hacen parecer mayor. Su cuerpo, de una extrema delgadez, está cubierto de llagas, sobre todo en las piernas y en los pies donde son también más profundas. Sus cabellos ondean, formando varios mechones que desciende casi hasta su cintura. Su barba, partida por la mitad, cae más abajo del pecho. Su cabellera está en un estado lamentable, enmarañada, polvorienta y en tal desorden que, para remediarlo, sería necesario cortarla a rape. En su cara, sus ojos brillan de un fuego oscuro, expresivos, ardientes, con una mirada a la vez dura o suave según las circunstancias. Va vestido con un sayal de color indefinible a causa de las intemperies, desgarrado en varios lugares. Lleva los pies desnudos. Los labios agrietados de Simón se mueven mientras reza. No oímos lo que murmura del rezo, aunque algunas palabras, pronunciadas en voz alta sean comprensibles.
SIMÓN(orando)…Averte iram Tuam…Non potuerunt mini…cor meum…hei mihi, Domine…Ahora no me acuerdo del final (trata de recordar las palabras del rezo, mientras se atusa la barba)…cor meum…






P 64) 12:24. Grúa: plano general en picado. Al principio sigue a Matías en el suelo. Al desplazarse a la izquierda, encuadra en primer plano a Simón, de pie sobre la plataforma y al fondo, en tierra, a Matías que continúa llamando a Simón.
MATÍAS: ¡Simón! ¡Padre Simón! Ya estoy aquí. Traigo su alimento…bienaventurado, mira…( Al principio no le oye, Matías insiste y Simón interrumpe su rezo y mira hacia abajo)¡la paz del señor sea contigo!
SIMÓN: ¡Y contigo hermano!

P 65) 12:40. Plano americano (contrapicado) de Simón que mira hacia abajo, hacia Matías que está fuera de campo.
MATÍAS: (off) Además de la lechuga, te traigo aceite y pan.
SIMÓN: No necesita mi cuerpo esos regalos. Con la lechuga que tomo, me da Dios lo suficiente para sustentarme. (Simón se arrodilla)
MATÍAS: (off) Yo también practico el ayuno, Padre, pero no sé que me pasa que cuanto menos como más engordo. (Simón comienza a desatar una pequeña bolsa de cuero descolorido por el tiempo, atada a un lado de la columna y la baja poco a poco)
P 66) 13:01. Contrapicado sobre la bolsa que baja lentamente. Panorámica descendente siguiendo el saco hasta la parte baja en donde Matías lo coge en plano medio.)
MATÍAS(off) El abad quiere que te alimentes más.
SIMÓN: (off) Le agradezco sus cuidados, pero dile que me perdone. Yo sé mejor que él cuán necesarios me son esos ayunos. Y perdóname tú también.
MATÍAS: Sabrás que en la mandra hay muchos cambios. Ya no nos dan vino.
P 67) 13:21. Primer plano de Simón que sigue arrodillado.. (Voz de Matías off)
MATÍAS(off) Ahora bebemos agua con comino y pimienta. El abad dice que eso da fuerza.


P 68) 13:26. Plano medio de Matías: saca del saco de Simón una lechuga medio seca, llena de hormigas, que lanza lejos de él, con asco.
MATÍAS: ¿De qué te alimentaste en estos cinco días que hace que no vengo. (Destapa una calabaza, huele el contenido y hace un gesto de asco)
 Casi no bebiste agua…y la que queda está podrida.
Saca de su propio saco una lechuga fresca que introduce en el saco de cuero y otra calabaza llena de agua. Tira del saco varias veces, para que Simón lo suba.


P 69) 13:50. Grúa plano medio (contrapicado) de la plataforma de la columna, con Simón de rodillas que pone el saco cerca de él y se levanta. Acercamiento hasta plano cercano de Simón.
MATÍAS: ¿No necesitas nada más, Padre?
SIMÓN: No. Vete en paz y déjame en mi guerra.
MATÍAS: ¿Guerra?
SIMÓN: Inocente de ti que no la conoces todavía… (pausa) (Vemos ahora que su mirada se fija con atención hacia abajo donde se encuentra Matías)… Hijo…
P 70) 14:12. Plano medio en picado sobre Matías, como visto por Simón en fuera de campo.


SIMÓN: Vas muy aseado.
Matías enrojece, tomando las palabras del estilita por un cumplido.
MATÍAS: Gracias, Padre.
P 71) 14:18. Plano cercano de Simón, visto de frente pero mirando hacia abajo, a Matías.
SIMÓN: Pero piensa que la limpieza del cuerpo y de los vestidos, cosa inocente entre los hombres del siglo…
P 72) 14:27. Primer plano lateral de Simón en contrapicado, mirando a Matías.
SIMÓN: …es pecado para los que se entregan a la vida religiosa.
P 73) 14:31. Picado sobre Matías al pie de la columna, visto desde Simón..
MATÍAS: Tú lo dijiste. Lo tendré en cuenta Padre.
Se inclina, da la vuelta y desaparece en plano general dando brincos igual que llegó.
P 74) 14:42. Primer plano de Simón en contrapicado que mueve la cabeza incrédulo.
P 75) 14:45. Plano general en picado. En el margen izquierdo se ve parte del fuste de la columna. Matías se aleja dando brincos al fondo y la madre de Simón persigue a un pollo.
P 76) 14:51. Plano medio de Simón, de pie sobre la plataforma, de espaldas a nosotros. Levanta las manos hacia el cielo.
MATÍAS: Si iniquitatis observaveris, Domine…¡Es un necio presumido! Si iniquitatis…(Se gira hacia la cámaraPanorámica de acercamiento en ligero contrapicado) La más despreciable de tus criaturas es el hombre, Señor. Su sola presencia me aleja de ti…¡Auxilim mem a Dominum!
Siente un pequeño escalofrío.
SIMÓN: Hoy no hay moscas (voz interior) Otra vez tengo hambre y sed. Había conseguido olvidar mi cuerpo, pero ese infeliz me lo ha recordado.)
Cansado de tanto tiempo de pie, se sienta sobre trabajosamente, coge la bolsa, la abre y saca una lechuga que contempla. Resistiendo a la tentación del hambre, la vuelve a meter la bolsa.
SIMÓN:(Voz interior) No. Hasta que se ponga el sol no tomaré alimento. (En voz alta) ¡Cuánto me falta aún para ser digno de ti!
NOTAS:
8- Este fondo sonoro, es el del redoble de los tambores del cortometraje Calanda, que Juan Luis Buñuel, el hijo del director, realizó en dicho lugar, en España.
9- Es la primera vez en el film que se distingue claramente al pastor-enano.
10- Es en este preciso pasaje del guion original donde se encuentra la descripción detallada del héroe que reproducimos tal cual.

Vemos11 bruscamente a Simón corriendo como un loco. Hace piruetas. Hace el salto de la muerte (o más exactamente el salto llamado peligroso), descubriendo sus muslos delgados. Recuerda a Don Quijote en Beltenebros. No lejos, la madre está arreglando una enorme pila de madera muerta)
NOTA:
11- Extraído del guion original. Esta escena imaginaria ha sido modificada en el rodaje (planos 77 y 78)
Simón, siempre sobre la plataforma, levanta los ojos al cielo.
SIMÓN: (voz interior). ¡Oh!...Que tentación tan grande de bajar y sentir la madre tierra bajo los pies y correr…, correr…
Travelling hacia delante sobre él para fijarlo en primer plano.
Encadenado.
Plano medio: Simón persigue a su madre en un campo. Panorámica para seguirlos. Es como un juego de niños. Ríen, felices e inocentes. Simón atrapa a su madre. Se agarran por las manos y giran. Encadenado.
Plano medio: en primer plano (americano), la madre alelada, sentada sobre una gran piedra. Simón tiene la cabeza apoyada sobre sus rodillas, como un niño fatigado por haber jugado demasiado. Al fondo se ve, la columna sobre la que Simón reza, las manos tendidas.

MADRE: ¿Piensas alguna vez en mí, hijo?
SIMÓN: Casi nunca madre. No tengo tiempo.
MADRE: ¿Por qué eres tan orgulloso, hijo?
SIMÓN: Orgulloso de mi libertad…
Mientras que hablan, Simón, cerca de su madre, recoge un puñado de arena que el viento arrebata.


Plano americano de Simón sobre la columna. Baja una mirada llena de nostalgia.
SIMÓN: (voz interior)…¿O de mi esclavitud, madre?
VOZ FEMENINA(off). Aquí estoy, Simón.
Simón se gira para ver de donde viene la voz.
Vemos aparecer, en el cuadro, en el suelo, una niña (lo parece) de espaldas a nosotros. Viste de uniforme (falda plisada muy corta) de las colegialas de comienzos del siglo XX, de tela marinera. Lleva en la mano un aro, que en un determinado momento encuadra la imagen de Simón sobre su plataforma al fondo.
NIÑA: Ahora verás.
La niña se pone enseguida a empujar el aro que rueda en dirección a la columna.
 Plano medio de ella de frente y corriendo hacia nosotros con el aro (travelling hacia atrás). A pesar de sus vestidos, no es una niña. De hecho, es bonita, provocativa, la misma que avanzaba antes cerca de la columna vestida de campesina. Canta mientras corre.
NIÑA(cantando)
Desgraciado Simón, pon fin a tus locuras
Lo que está perdido, considéralo como perdido
Y tú, que eres siempre el primero, primero entre los desgreñados
Hijo de la vendedora de conejos…
Llega al pie de la columna, se contonea, se menea con coquetería, mientras continúa cantando.
NIÑA: (continuación del canto)
Simón que no debes tu mérito mas que al espesor de tu barba
Y a los dientes lavados con orina siria.
Baila alrededor de la columna.
Plano americano de Simón, los ojos bajos, que la mira con estupefacción.

SIMÓN:(voz interior) Qué tentación grande siento de bajar y sentir la madre tierra bajo mis plantas y correr, correr.
Travelling hacia delante sobre él para fijarlo en primer plano.
Encadenado
P 77)  15:47. (imaginado) Plano medio: Simón persigue a su madre en un campo. Panorámica para seguirlos. Es como un juego de niños. Ríen, felices e inocentes. Simón atrapa a su madre. Se agarran por las manos y giran. Encadenado.
SIMÓN: ----- no caigas (no se entiende lo que dice)
P 78) 15:56. (imaginado) Plano medio: en primer plano (americano), la madre alelada, sentada sobre una gran piedra. Simón tiene la cabeza apoyada sobre sus rodillas, como un niño fatigado por haber jugado demasiado. Al fondo se ve, la columna sobre la que Simón reza, las manos tendidas.
MADRE: ¿Piensas alguna vez en mí hijo?
SIMÓN: Casi nunca madre. No tengo tiempo.
MADRE: ¿Por qué eres tan orgulloso, hijo?
SIMÓN: Orgulloso de mi libertad.
Mientras que hablan, Simón, cerca de su madre, recoge un puñado de arena que el viento arrebata.
P 79) 16:09. (Vuelta a la realidad) Plano cercano de Simón sobre la columna. Tiene una mirada llena de nostalgia.
SIMÓN: O de mi esclavitud madre.
NIÑA: Aquí estoy Simón
Simón se gira para ver de donde viene la voz
P 80) 16:18. Vemos aparecer, en el cuadro, en el suelo, una niña (lo parece). Viste de uniforme (falda plisada muy corta) de las colegialas de comienzos del siglo XX, de tela marinera. Lleva en la mano un aro, que en un determinado momento encuadra la imagen de Simón sobre su plataforma al fondo.
NIÑA: Ahora veras. (La niña se pone enseguida a empujar el aro que rueda en dirección a la columna(cantando) Desinas ineptire…
P 81) 16:26. Plano medio de ella de frente y corriendo hacia nosotros con el aro (travelling hacia atrás). A pesar de sus vestidos, no es una niña. De hecho, es bonita, provocativa, la misma que avanzaba antes cerca de la columna vestida de campesina. Canta mientras corre..
NIÑA: (cantando)…Et quod vides perisse, perditum ducas.
Tu praeter omnes une de capillatis…
P 82) 16:42. Plano medio  de la niña que suelta el aro y se contonea y se menea con coquetería. Baila alrededor de la columna. Sigue cantando.
NIÑA: (cantando)…Cuniculose sirie fili.
Simeone,…



P 83) 16:54. Primer plano de Simón, los ojos bajos, que la mira con estupefacción. Vuelta sobre ella que continúa cantando.
NIÑA(cantando)…opaca quem bonum facit barba…
P 84) 17:00 Plano medio de la niña dando saltos y jugando. Al fondo la cabaña de la madre de Simón.
NIÑA:…Et dens Siria defricatus urina.

NIÑA12(cantando el estribillo)
En mi reino,  Simón,
Ni son todos los que están,
Ni están todos los que son.
NOTA:
12- Estribillo repetido en el guión original, auque cortado en el montaje definitivo

SIMÓN(primer plano)¿Qué vienes a hacer aquí?
NIÑA(off) Vengo a jugar.
SIMÓN: ¿De dónde vienes?



Picado sobre la niña vista por Simón fuera de campo. Ella muestra con el dedo un punto en el horizonte.
NIÑA: De allí.
SIMÓN: (sobre él). ¿Y a dónde vas?
NIÑA(picado sobre ella). ¡Allá! (Muestra otro punto del horizonte)13
SIMÓN(sobre él) ¿Quién eres tú?

NIÑA: (sobre ella) Soy una niña inocente, Simón.
Primer plano flash de Simón, preocupado. No cesa de mirar.
Plano medio de la niña que se sienta, las piernas extendidas delante de ella. Se levanta la falda de forma obscena mostrando su ropa interior sugerente: medias de seda, ligas, comienzo de los blancos muslos. La cámara encuadra únicamente la cintura y las piernas de la niña (en picado cercano).
NIÑA: Mira mis piernas qué inocentes son.
Después vuelve a cantar, pero esta vez el estribillo no oído anteriormente.
Cerca de allí, pasa la madre sin verla; lleva un cántaro y se dirige hacia su cabaña.
NIÑA: (cantando)
En mi reino,  Simón,
Ni son todos los que están
Ni están todos los que son
Plano americano corto de Simón; su cara expresa la fatiga y el aburrimiento. Cesa de mirarla y comienza a rezar.
  
La niña, riendo, desabotona su corsé y muestra sus senos que desbordan su vestido.

NIÑA14: ¡Mira mis pechos virginales!

Picado sobre la niña debajo de la columna que canta todavía el estribillo.
Plano cercano de Simón. Una bonita mano femenina aparece y le tira de la barba. Travelling hacia atrás para encuadrar la niña sobre la plataforma a los lados de Simón. De nuevo, se oye el canto, pero solamente los dos últimos versos.
NIÑA: (cantando)
Simón que no debes tu mérito mas que al espesor de tu barba
Y a los dientes lavados con orina siria.
Deja de cantar y le mira. Tiene una aguja larga en la mano y saca una lengua provocadora.
NIÑA: ¡Mira mi lengua que larga es!
Plano medio de la espalda de Simón. La niña le clava la aguja dos veces en la espalda.
Plano cercano de frente de Simón que hace un gesto de dolor.
SIMÓN: ¡No te temo Satán…Jesucristo…, Jesucristo…, Jesucristo!
Travelling hacia atrás: Simón mira alrededor de él; la niña ha desaparecido. Simón se inclina para mirar hacia abajo.
Al pie de la columna, una silueta femenina vista de espaldas, un sombrero de marinero sobre la cabeza, un palo de escoba al hombro.15 La silueta  se vuelve y levanta los ojos hacia Simón. No es la niña, sino una vieja bruja, desdentada, llena de arrugas, el pecho flácido y arrugado. Estalla en una risa aguda, en cascadas.
BRUJA: (con la voz de la niña). Volveré, barbudo, volveré…
Un rugido de trueno repercute en un travelling hacia atrás encuadrando a la bruja que corre a lo lejos.
Primer plano de Simón, los ojos bajos, pensativo.

Plano medio de la madre de Simón sentada delante de su cabaña de paja. Enrolla la lana alrededor de un palo. Fundido de cierre.16

El desierto al crepúsculo. Plano general sobre la puesta de sol. Panorámica lenta en el cielo crepuscular (plano muy largo). La cámara al pasar encuadra a Simón sobre la columna. Empieza a cantar un himno de la época que se llama idiotiques.
SIMÓN(cantando)
Luz gozosa de la santa gloria del inmortal17
Padre celestial y santo…y bendito Jesucristo
Heme aquí a la puesta del sol,
Dispuesto a cantar tus alabanzas.
Plano medio de la madre en su cabaña. Levanta los ojos en dirección al canto.
SIMÓN: (canta off)
Del padre y del hijo y del espíritu de Dios,
Que digno es que seas alabado
Por las voces santas del hijo de Dios.





Plano medio de la madre entristecida que se vuelve entristecida. Tambores.

Plano cercano de las manos de Simón, que se introducen en la bolsa de cuero y saca  una hoja de lechuga. Panorámica en contrapicado para encuadrarle comiendo la lechuga con una satisfacción evidente, en razón de su largo ayuno, mientras hace la señal de la cruz. Pero de pronto ve…

Picado hacia de la columna cerca de la cual un conejo se ha parado.

Vuelta sobre Simón: después de haber vacilado un momento, acaba por tirar un trozo de hoja a tierra.

Picado sobre el conejo como come la lechuga.

Vuelta sobre Simón [que rompe un trozo de troncho y se lo lleva a la boca, saboreándolo con delicia]18,



después destapa la calabaza de agua y bebe con avidez, pero se contiene un poco [y escupe al suelo el último trago, no sin pena, a fin de resistir la tentación de la sed]18bis
Plano medio de la madre en su cabaña; bebe agua de una calabaza, después se acuesta sobre un jergón de hojas muertas y se duerme. Fundido en negro.

P 85) 17:08. Primer plano de Simón.
SIMÓN: ¿Qué vienes a hacer aquí?
NIÑA(off) A jugar.
SIMÓN: ¿De dónde vienes?
P 86) 17:15. Plano americano en picado sobre la niña vista por Simón.
NIÑA: De allí. (señala un punto en el horizonte)
SIMÓN(off) ¿A dónde vas?
NIÑA: Allá (muestra otro punto opuesto)13

P 87) 17:19. Primer plano de Simón
SIMÓN: ¿Quién eres?
P 88) 17:22. Plano americano en picado sobre la niña.
NIÑA: Soy una niña inocente Simón

P 89) 17:25 Plano medio de la niña sentada con las piernas extendidas delante de ella. Se levanta la falda de   forma obscena mostrando su ropa interior sugerente: medias de seda, ligas, comienzo de los blancos muslos. La cámara hace una rápida panorámica hacia abajo y encuadra únicamente la cintura y las piernas de la niña (en picado cercano).
NIÑA: Mira que piernas tan inocentes




   
P 90) 17:30. Primer plano de Simón; su cara expresa la fatiga y el aburrimiento. Cesa de mirarla y comienza a rezar.
NIÑA(En off) En mi reino Simeón,
Ni son todos los que están,…
P 91) 17:39. Plano medio en picado de la niña que sonriendo desabotona su corsé y muestra sus senos que sobresalen del vestido.
NIÑA: (cantando)… Simeón, ni están todos los que...

            
NIÑA14: ¡Mira mis pechos virginales!

P 92) 17:42. Plano cercano de Simón. Una bonita mano femenina aparece y le tira de la barba. Travelling hacia atrás para encuadrar la niña sobre la plataforma a los lados de Simón. De nuevo, se oye el canto.
NIÑA: (cantando)…son… bonum facit barba
Et dens Siria defricatus urina.
Simón, mira mi lengua que larga…
Deja de cantar y le mira. Tiene una aguja larga en la mano y saca una lengua provocadora.




P 93) 18:06. Plano medio de la espalda de Simón. La niña le clava la aguja dos veces en la espalda.
P 94) 18:11. Plano cercano de Simón que hace un gesto de dolor.
SIMÓN: No te temo Satán, Cristo, Cristo, Cristo…
Travelling hacia atrás: Simón mira alrededor de él; la niña ha desaparecido.


P 95) 18:22. Plano medio en picado. Al pie de la columna, una silueta femenina vista de espaldas, un sombrero de marinero sobre la cabeza, un palo de escoba al hombro.15 La silueta  se vuelve y levanta los ojos hacia Simón. No es la niña, sino una vieja bruja, desdentada, llena de arrugas, el pecho flácido y arrugado.
BRUJA: Volveré greñudo, volveré.
Se vuelve y sigue corriendo (Se oye un trueno) Travelling hacia atrás encuadrando a la bruja que corre a lo lejos.

P 96) 18:34. Plano americano corto de Simón que mira pensativo hacia abajo. (sigue el sonido del trueno)
P 97) 18:39. Plano medio de la madre de Simón sentada delante de su cabaña de paja. Enrolla la lana alrededor de un palo.(Travelling de acercamiento)
 (Sonido de gallinas)
Fundido en negro16
P 98) 18:46. El desierto al crepúsculo. Plano general sobre la puesta de sol. Panorámica lenta en el cielo crepuscular. La cámara al pasar encuadra a Simón sobre la columna. Empieza a cantar un himno de la época que se llama idiotiques.
SIMÓN(cantando) Padre celestial y santo bendito Jesucristo…


P 99) 18:55. Plano medio de la madre en su cabaña. Levanta los ojos en dirección al canto. Se levanta y mira hacia arriba.
SIMÓN: (En off cantando) …Heme aquí a la puesta del sol para alabar…
P 100) 19:01. Plano cercano de Simón, con leve travelling de acercamiento hasta primer plano.
SIMÓN(cantando)…Al padre y al hijo y al espíritu de Dios, Que cosa tan digna es que seas alabado
Por las voces santas del hijo…
P 101) 19:19 Plano medio de la madre, en agudo contrapicado, que se vuelve entristecida.
SIMÓN(En off)… de Dios.
P 102) 19:21. Plano cercano de las manos de Simón, que se introducen en la bolsa de cuero y saca una lechuga, le quita dos hojas y guarda el resto. Panorámica  en contrapicado, para encuadrar a Simón en plano medio. Hace la señal de la cruz y muerde la lechuga con satisfacción por el largo ayuno. De pronto ve algo abajo y se detiene. (Se oyen el redoble de unos tambores)
P 103) 19:46. Picado sobre la parte baja de la columnacerca de la cual se ha parado un conejo. (Sigue el sonido de los tambores)
P 104) 19:48. Plano americano de Simón que intenta seguir comiendo, vacila y termina por echarle al conejo el trocito que le queda de lechuga.(Tambores)
P 105) 19:58. Picado sobre el conejo comiéndose la lechuga. .(Tambores)
P 106) 20:02. Plano americano de Simón en ligero contrapicado que se echa un trozo de lechuga.(Tambores)
[que rompe un trozo de troncho y se lo lleva a la boca, saboreándolo con delicia]18

P 107) 20:06. Primer cercano de la bolsa de cuero, de la que saca la calabaza. Travelling hacia arriba y vemos a Simón destaparla y beber. .(Tambores) [y escupe al suelo el último trago, no sin pena, a fin de resistir la tentación de la sed]18bis
P 108) 20:15. Plano medio en picado de la madre en su cabaña; bebe agua de una calabaza, después se acuesta sobre un jergón de hojas muertas y se duerme..(Fin de los tambores)
Fundido en negro

NOTAS:
13- De hecho ella a señalado la parte baja del encuadre de la pantalla, y luego la alta.
14- No oído en las versiones visionadas.
15- En el guion original, la silueta de la niña desnuda se alejaba sentada a horcajadas, sobre un gran cerdo blanco.
16- Fin de la primera bobina de 600 metros (35 mm).
17- No hemos oído este primer verso en la versión visionada.
18 y 18bis- Entre corchetes, gestos no mantenidos durante el rodaje.

Desierto19 noche: Panorámica del desierto (con filtro). La columna entra en campo…o bien: tomar esta panorámica sobre una imagen fija, retocada con efecto de noche…o bien…la misma cosa sobre una maqueta.
Grandes nubes oscuras de tormenta, rodantes, con efecto de noche (stock-shot= imágenes de archivo)
Imagen fija con efecto de noche: Simón y la columna en plano cercano. Simón está arrodillado, en una actitud de oración, con las manos cruzadas (travelling) Relámpagos en sobreimpresión; el trueno retumba.
Otra imagen fija similar; ángulo diferente y más próximo.
Imagen fija: Simón en una actitud diferente.
Imagen fija: otra actitud. Plano de la cara, después de las manos juntas (siempre en imágenes fijas). Después ángulo diferente.
Imagen fija: Simón visto en picado. Se oye soplar el viento. Nubes de polvo en sobreimpresión.
Maqueta (noche): el desierto, la columna. Tempestad. El polvo casi borra el paisaje. Una voz cavernosa, aúlla.
VOZ: La hiena tiñosa…En el vientre de la hija de perra…La Santa Hostia…
Imagen fija con efectos de noche: con máquina de viento. Para que la borrasca de viento no le tire por tierra, Simón se ha agarrado a la balaustrada. Sus cabellos flotan así como sus ropas. Polvo y relámpagos en sobreimpresión. Voces oscuras y desgarradoras continúan profiriendo blasfemias.
VOZ: El copón…Dios y su Santa Madre…
Imagen fija (ídem): otro ángulo. Posición absurda de su cuerpo, casi horizontal, a causa de la fuerza de la tormenta. Se escuchan balidos, rugidos de fieras, estallidos de risa.
Imagen fija (ídem): primer plano de la cara de Simón, horrorizado, en su posición casi horizontal al suelo.
SIMÓN: (gritando) ¡¡Dominus retribuet pro me!!
Efecto de noche: una custodia avanza bruscamente, a veces saltando, a veces inclinándose de un lado a otro, con sacudidas convulsivas, como si estuviera subido sobre un animal salvaje, galopando, que nosotros no alcanzamos a distinguir. Gran trueno.
Imagen fija con efecto de noche: una cruz en llamas, crepitando horriblemente, se derrumba en el suelo en un haz de brasas.
SIMÓN(off) ¡¡minus, diliget justos!!
Imagen fija con efecto de noche: Simón continúa agarrándose con las dos manaos al capitel, para no ser llevado por el viento. Máquina de viento. Rugido de la tempestad. Polvo en sobreimpresión.
SIMÓN (off) ¡Cristo!...¡Cristo!...¡Señor, ayúdame!
Lento fundido encadenado
Efecto de noche normal (con cámara normal). Simón se levanta sobre el capitel. El viento ha cesado. Respira profundamente, después se santigua.
SIMÓN: Gracias, señor, por haberla alejado de mí.
Fundido encadenado.

Desierto- Día: el cielo, las piedras, la arena reverberan el sol. Panorámica a la base de la columna: un grupo de una veintena de monjes del convento próximo (invisible durante el comienzo de la acción, porque se encuentra en un repliegue del terreno)20;están arrodillados, algunos de pie, otros sentados en la tierra y escuchando devotamente las palabras de Simón. Plano medio de Simón.
SIMÓN: Porque Él ha dicho, quien quiera que abandone a su padre, madre, hermanos, esposa, hijos, propiedades, por mi causa, recibirá el céntuplo y heredará la vida eterna.
Grúa para encuadrar a los monjes.
El pastor enano entra en campo y pasa por delante de los monjes.
SIMÓN(off) En el mundo, yo no era más que esclavo y heme aquí, ahora, para ser vuestro esclavo…
[El pastor enano está de pie, al pie de la columna, atando con cuerdas los barrotes de una escalera para poder subir a la plataforma. El lego Matías le ayuda en este trabajo.]d



Sentado cerca de la columna, se encuentra un monje de aspecto severo, de rasgos duros de fanático. De vez en cuando, sopesa la bolsa de cuero que contiene el alimento del Estilita y que, al alcance de su mano, pende de la columna. Mira lo que hay dentro. Su actitud es sospechosa. Debe tramar algo.
SIMÓN: (sigue off). Está escrito que cualquiera que haga el bien, Dios colabora con él.
Plano general del cielo.
SIMÓN: (off) No cedamos en la ascesis. Tendámosla como un arco y, olvidando lo que dejamos atrás, prosigamos nuestro vuelo para alcanzar el llamado celestial…
Panorámica para encuadrar a Simón.
SIMÓN: …la voz eterna…
Plano del monje sospechoso, Trifón.
SIMÓN(off) Ofrecer vuestros vestidos y vuestro pan a los pobres y a los mendigos, porque ellos os abrirán el reino de los cielos.


Plano americano de Simón.
SIMÓN: El tiempo de nuestra vida es corto.
Plano medio del monje Trifón que tiene en sus manos la bolsa de Simón. Su cara refleja indignación al ver lo que contiene. Se adelanta hacia la pantalla sonriendo.
TRIFÓN: ¡Hermanos…mirad!
Primer plano de un monje que interrumpe bruscamente su rezo.
 Primer plano de otro monje que se pasa la mano por la cabeza con aire excitado.
Plano medio del Abad y de un monje que se miran preocupados



Vuelta en plano largo sobre Trifón que levanta la bolsa de Simón para que todos puedan ver su contenido. Declara a continuación con gestos escandalizados.
TRIFÓN: ¡Mirad!...El santo tiene una despensa bien provista!
Comienza a sacar de la bolsa un trozo de queso, una manzana, un trozo de pan que lanza, así como un odre. Planos flash sobre los monjes que cogen al vuelos las vituallas.


Plano cercano en picado del trozo de queso en el suelo; la madre de Simón lo recoge y lo muestra al Abad (panorámica siguiendo su gesto).
TRIFÓN(off) El que se hace pasar por campeón de la penitencia en lo alto de esta columna para estar por encima de los hombres…(vuelta sobre él). No cedamos en la ascesis…tendámosle un arco (ríe).
Plano medio de los monjes: están todos atónitos, turbados, se miran sin saber qué hacer ni que decir. El Abad parece profundamente afectado.








Finalmente, el Abad Zenón reacciona y toma la palabra (picado sobre él).
ZENÓN: Yo tengo plena confianza en ti, Simón…Estos alimentos no pueden ser mas que un ardid del maligno.
Callinicos, un monje mayor, con una barba de patriarca, se dirige a su vez a Simón.



CALLINICOS: No lo hagas por mí, hermano, que no lo necesito; pero di a tus discípulos, si lo sabes, por qué esos alimentos estaban en tu despensa…
Plano de Simón que responde con modestia, sin levantar la cabeza.
SIMÓN: Las calumnias son más dulces al alma del devoto que las odiosas alabanzas, porque ésas inflaman el orgullo.
Furioso, Trifón se pone de pie y grita (plano americano)
TRIFÓN: ¡El hipócrita me llama calumniador, hermanos! (después de un tono solemne, añade levantando la mirada y los brazos hacia el cielo) ¡¡Juro ante Dios que yo no deposité ahí esos alimentos!!

El Abad Zenón suplica al santo (plano medio).
ZENÓN: ¡Bienaventurado! ¡Di una sola palabra y te creeremos!...¡Habla!
Expectación general en un silencio religioso.
 Vuelta sobre Simón, que levanta los brazos hacia el cielo.
SIMÓN: Soy tu esclavo Señor...Hágase tu voluntad.

Trifón da algunos pasos, triunfante, en la dirección de los monjes (plano semigeneral).
TRIFÓN: ¿Lo veis? Elude la respuesta. Es culpable...Nadie puede dudarlo, ahora. Rezad por él.
Un murmullo se levanta, que el Abad trata de sofocar levantando los brazos para imponer silencio. Cuando éste llega, el monje Urbicio dice, tristemente.
URBICIO. Un siervo del señor acusa a otro... y nosotros que vinimos en busca de edificación, hayamos escándalo...
Simón, sin preocuparse de nada, ni de nadie, está rezando. Debajo, el grupo de monjes se agita.
El Abad interviene (plano americano del Abad frente a nosotros).
ZENÓN: Elevemos nuestras plegarias al Espíritu Santo para que nos ilumine y nos haga conocer al culpable...Recemos en silencio, hermanos...

La madre, sentada en el suelo, sigue con la mirada el ir y venir de las hormigas alrededor de un hormiguero que se encuentra cerca de ella. Plano cercano de su mano cubierta de hormigas. Se limpia para deshacerse de las hormigas e intenta enterrarlas en la arena.





Plano americano corto del pastor enano que come el alimento de su zurrón.
Plano medio de Simón, los brazos extendidos, como un crucificado. Panorámica lenta (plano cercano) de una mano a la otra, después
vuelta sobre el Abad que se santigua (plano del grupo).



ZENÓN: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo...
Todos le imitan, salvo Trifón, que tras llevarse los dedos a la frente (primer plano de Trifón), parece de pronto no poder despegarlos. Hace grandes esfuerzos, sus ojos se dilatan asustados, pero en vano. Se oye la voz autoritaria del Abad, después se le encuadra en plano cercano.
ZENÓN: ¡Santígüese, hermano Trifón!...Pero es inútil. Travelling hacia atrás para encuadrar  al monje calumniador que cae al suelo preso de violentas convulsiones. Su boca está cubierta de espuma, su mandíbula apretada y sus ojos parecen querer salirse de sus órbitas.
TRIFÓN: Es un rebelde inspirado por Satán. Habéis visto las pruebas...
Picado sobre Trifón, en el suelo, poseído.
TRIFÓN: ¡Puerco capón!...Sí, fui yo quien puso los alimentos en tu despensa y no he terminado de atormentarte. Hijo de puta, no pararé hasta que no salgan de tu repugnante boca las abominables palabras contra el Santísimo Sacramento y su putativa madre.
Estas palabras salen entre la espuma de su boca, a trompicones, en tartamudeos. Panorámica  a lo largo de los monjes, de la madre, del pastor, horrorizados por lo que oyen.
Contrapicado sobre Simón, impasible, sobre la columna, picado sumergido en su ferviente rezo.
 TRIFÓN(off)...¡En el vientre de la hija de perra!
Picado sobre Trifón  en el suelo, siempre en crisis.
SIMÓN: (off). Dominus, retribuet pro me!
P 109) 20:23. Desierto. Día. El cielo, las piedras, la arena reverberan el sol. Plano medio, en contrapicado, del capitel de la columna con Simón hablando en contrapicado.



SIMÓN: Porque Él ha dicho quien quiera que abandone padre, madre, hermanos,…(Grúa hacia abajo para encuadrar una veintena de monjes arrodillados, alguno de pie, escuchando devotamente las palabras de Simón). (fuera de campo, en off)… esposa, hijos, propiedades por mi causa… (El enano entra en campo y pasa por delante de los monjes de izquierda a derecha mirando hacia Simón. La madre y su cabaña al fondo.) …recibirá el céntuple y heredará la vida eterna. En el mundo yo era sólo un esclavo y heme aquí ahora para ser esclavo vuestro.
[El pastor enano está de pie, al pie de la columna, atando con cuerdas los barrotes de una escalera para poder subir a la plataforma. El lego Matías le ayuda en este trabajo.]d


P 110) 20:48. Plano cercano de un monje arrodillado de aspecto severo, de rasgos fanáticos y aspecto sospechoso. Parece tramar algo. Está pegado a la columna, abre la bolsa de Simón y parece que va a sacar algo de la manga de su hábito.
SIMÓN(off) Está escrito que cualquiera que practica el bien Dios colabora con él.
P 111) 20:55. Plano general del cielo y panorámica hacia la derecha para encuadrar a Simón en plano cercano. (en contrapicado).
SIMÓN: No cedamos en la ascesis, tendámosla como un arco, y olvidando lo que dejamos atrás, prosigamos nuestro vuelo para alcanzar el llamado eterno, la voz celestial.
P 112) 21:13. Plano medio del monje Trifón que tiene en sus manos la bolsa de cuero de Simón. Se levanta, su cara refleja la indignación al ver lo que contiene. Avanza hacia la pantalla sonriendo.
SIMÓN: (off) Ofreced vuestro vestido y vuestro pan a los pobres y mendigos, pues ellos os abrirán el reino de los cielos.
P 113) 21:21. Plano cercano de Simón.
SIMÓN: Corto es el tiempo de nuestra vida…
P 114) 21:25. Plano cercano de Trifón.
TRIFÓN: Mirad, Hermanos.

P 115) 21:28. Plano cercano de un monje con cara de disgusto por haber interrumpido bruscamente su oración.

P 116) 21:29. Plano medio de otro monje que se atusa la barba.
P 117) 21:30. Plano medio del abad y otro monje que se miran preocupados. Se levantan.
P 118) 21:33. Plano largo de Trifón y la parte baja de la columna. Se acerca hacia delante, con la bolsa de Simón en la mano, al tiempo que va sacando el contenido y lanzándolo a los monjes y diciendo escandalizado:
TRIFÓN: Mirad, el santo tiene bien provista su despensa: queso,…pan…
P 119) 21:42. Plano cercano de un monje que escucha sorprendido. Detrás el abad y el otro monje.
P 120) 21:44. Plano americano de Trifón que destapa una calabaza y huele su contenido.
TRIFÓN: ¡Y vino!
P 121) 21:46. Plano cercano en picado del trozo de queso en el suelo; la madre de Simón lo recoge y lo muestra al Abad.(panorámica de acompañamiento)
TRIFÓN:  (off) Quien se hace pasar por campeón de la penitencia en lo alto de esa columna para estar por encima de los hombres…
Panorámica hacia al izquierda siguiéndola. Lleva el queso al un grupo de monjes, entre los que está el abad que lo huele.
ZENÓN: (oliendo el queso) Samaritano.
MADRE: Sí.
Zenón le devuelve el queso a la madre que lo huele y sale del encuadre por la izquierda.
TRIFÓN(off)…merece pecado de orgullo. Es un rebelde guiado por Satanás. Ya habéis visto la prueba.
P 122) 22.02. Plano americano de Trifón que mete la calabaza en el saco de Simón y dice burlándose de las palabras de Simón:
TRIFÓN: No cedamos en la ascesis, tendámosla como un arco…
P 123) 22:06. Plano medio de Zenón en picado:
ZENÓN: Yo tengo puesta en ti mi confianza Simón. Esos alimentos no pueden ser…

P 124) 22:13. Plano  cercano en picado sobre Callinico, un monje mayor, con una barba de patriarca, que se dirige al lado de Zenón:
ZENÓN: (en off) …mas que acechanzas del maligno.
CALLINICO: No lo hagas por mí hermano, que no lo he menester, pero di a estos…tus discípulos, si sabes por qué estaban en tu despensa esas viandas.
P 125) 22:29. Primer plano de Simón que responde con modestia.
SIMÓN: Más gratas son las calumnias al alma del devoto que las odiosas alabanzas, ya que éstas…

P 126) 22:37. Plano americano de Trifón.
SIMÓN(en off)…inflaman el orgullo
TRIFÓN: El dulce, el humilde, me llama calumniador hermanos. (Se acerca ante la cámara hasta primer plano y levanta la mano derecha)
Juro ante Dios que yo no deposité ahí esos manjares.
P 127) 22:52. Plano medio de Zenón en picado rodeado de otros monjes.
ZENÓN: Bienaventurado, di una sola palabra y te creeremos…(Se gira para mirar a otro monje, como pidiendo conformidad) ¡Habla!
Expectación general en un silencio religioso
P 128) 23:01. Plano americano de Simón en contrapicado.
SIMÓN: Soy tu esclavo Señor. Hágase tu voluntad.
P 129) 23:05. Plano semigeneral. Un grupo de monjes de espaldas y de frente al fondo Trifón.
TRIFÓN: Lo veis. Rehúye las respuestas…es  culpable. Nadie debe dudarlo ya… (Uno de los monjes se vuelve y camina en dirección a la cámara hacia otro monje en plano cercano. La cámara le sigue en panorámica) Recemos hermanos, (en off) recemos por él.
URBICIO: Un siervo del señor acusa a otro, y los que vinimos aquí en busca de edificación, hayamos escándalo.




P 130) 23:24. Plano americano del abad.
ZENÓN: Elevemos nuestras plegarias al Espíritu Santo y que Él nos ilumine para conocer al culpable. (Se gira hacia los otros monjes) Reptamus genua. Oremus.
Los monjes se arrodillan y comienzan a orar (murmullo de voces)
P 131) 23:41. Plano cercano de la madre de rodillas rezando que baja la cabeza mirando el suelo. (voces de los rezos)
P 132) 23:47. Primer plano de unas hormigas alrededor de un hormiguero que está cerca. (siguen los rezos)
P 133) 23:50. Plano medio de la madre que sigue mirando a las hormigas y se inclina hacia el suelo. (rezos)
P 134) 23:52. Primer plano de la mano tapando el hormiguero (rezos)
P 135) 23:59. Plano americano corto del enano sentado en el suelo y comiendo (rezos)
P 136) 24:04. Plano medio de Simón, con los brazos extendidos como un crucificado,  en panorámica lenta (plano cercano) empezando por una mano hasta la otra.
P 137) 24:12. Plano del grupo de monjes arrodillados terminando de rezar. Se santiguan. Travelling hacia atrás para recoger en primer plano a la derecha del encuadre a Trifón, que tiene los dedos en la frente, parece de pronto no poder despegarlos. Hace grandes esfuerzos, sus ojos se dilatan asustados, pero en vano. Se oye la voz autoritaria del Abad.
ZENÓN: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo…¿Qué le ocurre? ¡Santígüese hermano Trifón!
Trifón se cae de espaldas.
P 138) 24:28. Plano americano (en picado) de Trifón en el suelo preso de violentas convulsiones. Por detrás aparecen el enano y los monjes. Su boca está cubierta de espuma, su mandíbula apretada y sus ojos parecen querer salirse de sus órbitas.





TRIFÓN: Puerco capón. Sí fui yo quien puso las viandas en tu despensa y no he terminado aún de atormentarte. Hijo de zorra. No pararé hasta hacer que salgan de tu asquerosa boca (panorámica hacia arriba para encuadrar al abad y otros monjes que le miran asombrados) las palabras nefandas contra el Santísimo Sacramento (panorámica hacia la izquierda mostrando a los monjes asombrados y a la madre de Simón) y su madre putativa…
Estas palabras salen entre la espuma de su boca, a trompicones, en tartamudeos.
P 139) 24:50. Plano medio en contrapicado impasible, sobre la columna, picado sumergido en su ferviente rezo.
TRIFÓN(en off) En el vientre de la hija de perra. 
NOTAS:
20- Expresión propia del guion original, añadiendo incluso “no veremos a Daniel entre ellos”.
d- En vez de estar haciendo la escalera, Buñuel lo hizo pasar por delante de los monjes andando.

El abad murmura alguna cosa, con un gesto de cólera, y el viejo Anatolio pone su mano derecha contra su oreja, para poder oír. (Anatolio tiene en su mano el Pan y el Vino sagrados, que los monjes han traído para dar la Santa Comunión al Santo.

Vuelta sobre Trifón, el poseído; lanza un alarido estridente  (tiene la boca llena de espuma).

TRIFÓN: ¡Abajo la Sagrada Hipóstasis!
El Abad Zenón que se encuentra cerca de Anatolio, llevado de una santa cólera, responde a la blasfemia.

ZENÓN:  (gritando) ¡Viva la Sagrada Hipóstasis!
Los monjes, alentados, se ponen a gritar también.
MONJES: ¡¡Viiiiivaaa!!
Primer plano de un monje, Callinicos, gritando “Viva”. Vuelta sobre Trifón que continúa retorciéndose por tierra aullando blasfemias.
TRIFÓN: ¡Muera la Anástasis!
MONJES: ¡Viva!...¡Viva!



TRIFÓN: ¡Viva la apocatástasis!
EL MONJE PEDRO: ¡Muera!






UN MONJE(extrañado) ¿Qué es la Apocatástasis?




TRIFÓN: ¡Muera Jesucristo!22
      [Por la ley de la inercia y aturdidos por todos estos vivas y mueras, el hermano Marcus responde:
MARCOS: ¡Muera!...¡Oh!...quiero decir: ¡Viva!]
Urbicio dice en voz baja a otro monje que se encuentra cerca de él.
URBICIO. ¡Este diablo sabe de teología más que nosotros!
Trifón cae de nuevo al suelo.



Plano americano de Simón sobre la columna, impasible.
SIMÓN: Dominus exadi me...(travelling hacia adelante sobre él que extiende los brazos, las manos abiertas hacia el poseído).  ¡En el nombre de Dios, yo te conjuro, huye del cuerpo de ese hombre! ... Huye Satán, al signo de esta cruz.
Hace la señal de la cruz en el aire.
Vuelta sobre Trifón, el poseído, que cesa inmediatamente de moverse y de gritar. Queda inmóvil, letárgico. [Un enorme sapo sale de su cuerpo y se aleja saltando torpemente. Plano cercano del sapo. Al cuarto o quinto salto, estalla como un gran petardo. Reacción de la madre al estallido del sapo]23
El Abad se aproxima al monje Trifón que yace inmóvil.
Le contempla un instante, después dice con severidad.
ZENÓN: Dejémosle descansar hasta que nos vayamos. Luego, en el monasterio, ya acabaré yo de exorcizarlo...a mi manera.
Dos monjes se llevan a Trifón. Picado sobre el grupo que se aleja.

P 140) 24:53. Plano medio en picado de Trifón en el suelo revolcándose por su crisis.
SIMÓN(En off) Dominus, retribuet pro me.
TRIFÓN: ¡Abajo la Sagrada Hipóstasis!
P 141) 24:58. Plano medio de Zenón, que se encuentra junto a Anatolio y la madre de Simón, monta en santa cólera y responde al blasfemo.
ZENÓN: ¡Viva la Sagrada Hipóstasis!
P 142) 25:00. Primer plano de un monje gritando.
MONJES: ¡¡Vivaaa!!
P 143)25:01. Plano medio de Trifón arrodillado en el suelo.

TRIFÓN: ¡Muera la Anástasis!
P 144) 25:03. Plano medio del abad y otros monjes
MONJES: ¡¡Viva!!...¡¡Viva!!
P 145) 25:05. Plano cercano de Trifón levantándose del suelo.
TRIFÓN: ¡Viva la apocatástasis!
P 146) 25:07. Plano medio del abad y otros monjes
MONJES: ¡¡Muera!!
P 147) 25:08. Primer plano de un monje que grita:
UN MONJE: ¡Viva Nestorio papa!
P 148) 25:08. Plano medio cercano de dos monjes. Uno pregunta extrañado al otro:
VOCES: ¡Muera!
MONJE: ¿Qué es eso de la Apocatástasis?
VOCES: (off) ¡Muera!
SIMÓN(off) ¡Dominus, exaudi me!
(El otro monje se encoje de hombros)
P 149) 25:13. Primer plano de Trifón
TRIFÓN: ¡Muera Jesucristo!
      [Por la ley de la inercia y aturdidos por todos estos vivas y mueras, el hermano Marcus responde:
MARCOS: ¡Muera!...¡Oh!...quiero decir: ¡Viva!]
 P 150) 25:15. Plano medio del Abad y un grupo de monjes.
MONJES: ¡¡Muera!!...Zenón se gira y mira a los hermanos 
ZENÓN: ¡Viva!..
MONJES: ¡¡Vivaa!!
P 151) 25:18. Primer plano de Trifón que sufre un ataque y se cae al suelo.
SIMÓN(en off) Dominus diliget…?
P 152) 25:21. Plano cercano en contrapicado de Simón haciendo el conjuro.
SIMÓN: Yo te conjuro en nombre de Cristo para que huyas del cuerpo de ese hombre. Huye Satán, al signo de esta cruz. (Hace la señal de la cruz en el aire )
P 153) 25:31. Plano medio de Trifón en el suelo,  poseído, que cesa inmediatamente de moverse y de gritar. Queda inmóvil, letárgico.23 [Un enorme sapo sale de su cuerpo y se aleja saltando torpemente. Plano cercano del sapo. Al cuarto o quinto salto, estalla como un gran petardo. Reacción de la madre al estallido del sapo]23
Panorámica hacia arriba para coger en plano americano al abad, al enano y a un grupo de monjes. El Abad le contempla un instante, después dice con severidad.
ZENÓN: Recójanlo y llévenselo. Luego en la mandra, terminaré yo de exorcizarlo a mi manera. Queda en paz hermano.
Se santiguan y se marchan. Dos monjes se llevan a
Trifón.
P 154) 25:59. Plano general en picado de los monjes alejándose. El enano atraviesa la pantalla hacia la izquierda. La madre permanece inmóvil.
NOTA:
22- Cortado en la versión visionada. (En realidad lo que hace es cambiarlo por el plano 150.)
23- Entre corchetes, parte de la escena que Buñuel no ha podido rodar.

A continuación se dirige al pastor enano y al hermano Matías.
ZENÓN: Poned la escalera en su lugar, hermanos.
Ellos obedecen a su pesar, porque la armadura de la escalera, que tiene más de siete metros de largo, es muy pesad. Otros dos monjes les vienen a ayudar. Finalmente la escalera, que alcanza justo al capitel, está puesta en su lugar.
Anatolio se aproxima al monje Callinico y, con gran respeto, le tiende el pan y el vino sagrados, envueltos en un paño blanco. Lo deshace par darse cuenta del perfecto estado del frasco de vino y del pan de la Transustanciación, él también envuelto en un paño muy blanco. Callinico vacila al cogerlos en sus manos. Mira hacia lo alto de la columna.
CALLINICO: En verdad, a mi edad, no estoy hecho para tales escaladas…
Anatolio se los tiende a Urbicio
URBICIO: En lo que a mí concierne…, la gota me impide doblar las rodillas.
El abad toma el paquete de las manos de Anatolio y lo ofrece a Pedro.
PEDRO: Con su permiso reverendo, yo renuncio. La altura me produce un vértigo horrible.
ZENÓN(severo) ¡Es preciso que alguien suba! Hemos venido para dar a Simón la Santa Eucaristía.
Se aproxima al padre Marco, más joven y más recio que los anteriores.
ZENÓN: ¡Padre Marcos! Sé que tú no vas a reusar…
Marcos mira un momento el paño blanco que envuelve el Pan y el Vino.
MARCOS: Yo subiría, pero temo que…
ZENÓN: No tengas miedo más que de Dios y sube…
Le da el paquete.
Urbicio dice en voz baja a Anatolio.
URBICIO: El abad debería predicar con el ejemplo…
Gran expectativa. Marcos se dirige hacia la escalera que, por más precauciones, sostienen el hermano laico, el pastor enano y el monje Anatolio. La madre ayuda también a sostener la escalera. En lo alto Simón el Estilita, continúa orando.
Marcos comienza su peligrosa ascensión con muchas precauciones. Su mano izquierda agarra los barrotes, mientras que la derecha sostiene en alto el paño sagrado. Todos le miran con la mayor expectativa. Marcos ha alcanzado la mitad de la escalera, cuando, con un crujido seco, uno de los barrotes se rompe por en medio. Se oye un grito lanzado por varias gargantas. Marcos suelta el paño que tenía en la mano derecha para agarrarse con las dos manos a un barrote. Sus pies han conseguido posarse sobre el barrote inferior al que se ha roto, evitando así la caída.
La madre, que sostenía la escalera abajo, ha abierto los brazos a tiempo y recibe el paño sagrado en sus manos.
El abad, con dos monjes, está mirando al padre Marcos, al fondo, que desciende ahora la escalera, mientras que la madre da el paño sagrado a Callinico. El abad, después de un instante de vacilación, avanza algunos pasos hacia la columna y dice al Estilita.
ZENÓN: Simón…, creo prudente abandonar nuestro intento…Has visto lo que ha ocurrido. Pero volveremos mañana con buenas herramientas para reforzar la escalera.
SIMÓN: Id en paz, hermanos…
Los bendice y los monjes, mientras que dos de entre ellos recogen al poseído –siempre sin conocimiento- comenzando a ponerse en marcha.
El pastor y el laico Matías vienen los últimos. Éste como de costumbre da patadas a las piedras, salta por encima de los matorrales y corre en zig-zag por el sendero.
Los monjes se van. Urbicio rompe el silencio el primero.
URBICIO: ¡¡Este San Simón!!...Me parece que ya que nosotros no hemos conseguido subir, habría debido bajar él.

Plano cercano de Simón que grita en dirección al grupo fuera de campo que se aleja.






SIMÓN: ¡Zenón, Zenón..., escúchame!
Picado general: en primer plano Simón que mira hacia los monjes que se detienen, se vuelven y levantan los ojos. Es así que el hermano lego Matías, el más destacado del grupo, se encuentra ahora más cercano a la columna.
Plano cercano de Simón que dirige su índice en dirección  a Matías fuera de campo.
SIMÓN: Alejad de vosotros a ese muchacho imberbe.
Plano americano y panorámica partiendo del Abad sorprendido hasta Matías, atontado, con aire apurado. Levanta los ojos.


MATÍAS(un poco atontado). ¿Quién?... ¿Yo?...
Vuelta sobre Simón, grave.
SIMÓN: Es preferible que no habite en el convento, a causa de las tentaciones del Maligno...Dile que no vuelva hasta que la barba cubra sus mejillas.
Plano americano (ligero picado) del Abad que reflexiona un instante y a continuación exclama:
ZENÓN: Hermano, agradezco este consejo, digno de tu presencia.
Panorámica en picado: el Abad avanza hacia Matías. Este último está confuso.
ZENÓN: Cuando estemos en el convento, podrás retirarte a tu casa, Matías. Cuando los pelos cubran la piel de tus mejillas, podrás volver, si quieres...
El hermano lego Matías está sorprendido, apenado, humillado, pero queriendo mostrar su obediencia, se inclina respetuosamente. Todos reemprenden la marcha con excepción de Matías y el pastor enano. Éstos se deciden al fin y siguen a los que llevan el cuerpo inerte de Trifón. Se alejan de espaldas.
Contracampo sobre el pastor y Matías, de frente a nosotros agarrados de la mano (travelling hacia atrás) que andan mientras hablan. El pastor habla muy seriamente repitiéndole las mismas palabras que el otro le había dicho a propósito de las cabras de su rebaño.
PASTOR(a propósito de los monjes). No debes querer tanto a esos barbudos. No olvides que el Diablo ronda libremente por el desierto.
MATÍAS: De noche lo oigoe.
Salen de campo. Aparece la madre  de Simón y les sigue con los ojos, luego vuelve su mirada hacia el Estilita, su hijo y entra en su cabaña. Encadenado.
Paisaje amenazador con nubes y viento que aúlla.
Plano muy largo sobre la columna: las nubes desfilan, la arena, el viento, los relámpagos. Encadenado sobre el redoble de tambores25.
P 155) 26:02. Primer plano de Simón.
SIMÓN: ¡Eh!...¡Zenón!
P 156) 26:04. Plano general con la grúa en picado y visto desde detrás de SimónEn primer plano Simón que mira hacia los monjes que se detienen, se vuelven y levantan los ojos. Es así que el hermano lego Matías, el más destacado del grupo, se encuentra ahora más cercano a la columna.
SIMÓN: ¡Zenón! ¡Escúchame!
P 157) 26:06. Plano americano de Simón en contrapicado.





SIMÓN: Alejad de vosotros a ese muchacho imberbe.
P 158) 26:10. Plano medio de un monje con cara de extrañado por lo que está oyendo. Se le acerca Zenón y se miran extrañados. Panorámica hacia la izquierda para encuadrar a Matías en plano medio, atontado, con aire apurado. Levanta los ojos.

MATÍAS: ¿Yo?
P 159) 26:17. Plano americano de Simón en contrapicado.
SIMÓN: No conviene que habite en el cenobio a causa de las tentaciones del maligno. Dile que no vuelva hasta que la barba le cubra las mejillas.
P 160) 26:27. Plano medio de Zenón, otro monje, detrás la madre de Simón.
ZENÓN: Hermano, agradezco tu consejo, digno de tu prudencia. (Rápida panorámica hacia la izquierda. Se acerca a Matías y quedan los dos en plano medio) Al llegar al convento, podrás retirarte a tu casa Matías. Cuando el pelo recubra la piel de tu cara, podrás volver si quieres.
El hermano lego Matías está sorprendido, apenado, humillado, pero queriendo mostrar su obediencia, se inclina respetuosamente. Todos reemprenden la marcha con excepción de Matías y el pastor enano. Éstos se deciden al fin y siguen a los que llevan el cuerpo inerte de Trifón. Se alejan de espaldas.
 P 161) 26:55. Contracampo sobre el pastor y Matías, de frente a nosotros agarrados de la mano (travelling hacia atrás) que andan mientras hablan. El pastor habla muy seriamente repitiéndole las mismas palabras que el otro le había dicho a propósito de las cabras de su rebaño.
ENANO(en plano cercano) No quieras tanto a esos barbudos. Mira que el diablo anda suelto por el desierto. (Panorámica hacia arriba para encuadrar a Matías en plano cercano)
MATÍAS: De noche lo oigo.e
Salen de campo. Aparece la madre  de Simón y les sigue con los ojos, luego vuelve su mirada hacia el Estilita, su hijo y entra en su cabaña.
P 162) 27:19. Paisaje amenazante de tormenta con nubes.
P 163) 27:25. Plano general con la columna al fondo. El viento aúlla y arrastra la arena. Encadenado25. 
NOTA:
25- Siguiendo el ejemplo de los planos precedentes no rodados, el guion preveía una sucesión de imágenes fijas con efectos nocturnos sobre una maqueta, describiendo, una lluvia torrencial sobre el desierto y la columna al fondo –travelling hacia delante sobre Simón recibiendo el diluvio (la lluvia en sobreimpresión) –otro ángulo- la columna en plano general.
e- En el guion de Orion Press no dice nada y se encoge de hombros.

El26 mismof sol implacable cae de nuevo sobre la tierra seca. Panorámica de la columna. Simón, en éxtasis, los ojos levantados hacia el cielo, los brazos extendidos y las palmas de las manos abiertas.
TRUCAJE: Plano cercano. Volando alrededor de Simón, se ve una espesa nube de moscas; algunas se posan sobre su cara y su cuello, otros se pasean por sus labios secos y algunas van a beber en el lecho seco de sus lagrimales. El Santo parece no darse cuenta de nada. Se oye una música muy suave de oboe y de harpa, mezclado con unos balidos de corderos, que en número de seis o siete, podemos ver ahora avanzar en el desierto.

NOTA:
26- Comienzo de escena que Buñuel no ha podido rodar.
f- En el guion de Orion Press una tormenta de agua caía sobre Simón en una escena nocturna.

Panorámica alrededor de la columna, por detrás,


luego panorámica hacia lo alto.


Vueltas sobre la madre que vuelve con un haz de leña al hombro. Ella levanta los ojos.

Travelling subjetivo hacia delante (imagen como vista por la madre) sobre Simón en contrapicado, que se ve de pie sobre la plataforma.

Picado sobre Simón, mientras que al fondo, la madre entra en su cabaña. Fin del redoble de tambores27.

Primer plano de Simón (no se puede distinguir lo que precisa el guión “se mantiene de pie sobre un pie para descansar el otro. Pero, de pronto, hace lo contrario. Deja caer sus brazos, inclina su cabeza. Le duelen los riñones.”)
Plano de las dos piernas de Simón, después plano americano sobre él, fatigado.
SIMÓN(declamando)
Dios, Dios mío
Velo desde el alba
Mi alma tiene sed de ti
Y de muchas maneras mi cuerpo también
Simón tiene un gesto de angustia, casi desesperado.
SIMÓN: Señor, Señor, mis pensamientos me alejan de ti.
 En este momento se oye una  suave música, la de los balidos de los corderos que deben pasar cerca de la columna. Mira.
Plano de un rebaño de corderos que se aprietan los unos contra los otros;
flash sobre Simón estupefacto que abre sus grandes ojos. Vuelta sobre el rebaño. Una silueta blanca avanza entre los animales.28
Primer plano de Simón que cree lo que ve. Se arrodilla para expresar su alegría y su humildad.
SIMÓN: He aquí Señor, el más humilde de tus siervos.


Vuelta sobre la silueta que se aproxima, un cordero en los brazos, una larga cabellera muy ordenada y una barba rizada. Plano medio del “buen pastor”; se puede reconocer al “demonio” hembra disfrazada de pastor bíblico (travelling hacia delante).
BUEN PASTOR: Tú eres mi hijo preferido Simón. Tu ascesis es sublime. Te amo y vivo en ti y tú hablas por mi boca.
Picado cercano sobre cinco corderos y ovejas.
BUEN PASTOR: ¡Ocho años, ocho meses y ocho días hace que tu espíritu arde en lo alto de esta columna!… ¡Como arde la llama sobre el cirio!…¡Bienaventurados los que sufren!
Primer plano de Simón profundamente emocionado, pasa un tiempo, luego se atreva a hablar.
SIMÓN: Quiero morir en ti, Señor.  Acepta mi alma



(plano del buen pastor preocupado; Simón continúa.) ¿Por qué lloras, Señor?
BUEN PASTOR: Lloro por ti, hijo mío bien amado. Tus penitencias, el exceso de tus sacrificios me entristece...
P 164) 27:41. Plano general por detrás de la columna con panorámica hacia la derecha. Simón de espaldas. (Sonido de redoble de tambores) La cabaña de la madre al fondo.
P 165) 27:50. Plano semigeneral. Panorámica hacia arriba de la columna con Simón orando. (sonido tambores)
P 166) 27:58. Plano medio de la madre que lleva un haz de leña al hombro. Levanta los ojos. Travelling de acompañamiento hacia la derecha (sonido tambores)
P 167) 28:03. Plano semigeneralTravelling subjetivo hacia delante (imagen como vista por la madre) sobre Simón en contrapicado, que se ve de pie sobre la plataforma. (tambores)
P 168) 28:12. Plano semigeneral en picado. En primer término Simón de espaldas y al fondo su madre que se dirige hacia su cabaña. (tambores)
P 169) 28:21. Primer plano de Simón. (tambores)27
  

P 170) 28:29. Primer plano de las piernas de Simón.(siguen los tambores) Travelling (grúa) ascendente hasta primer plano del rostro.
SIMÓN: (declamando; los tambores se van apagando) Deus, Deus meus, ad te de luce vigilo…(se frota los ojos, cansado) sitivit, in te anima mea quam multiplicator Tibi caro mea. (Empiezan a oírse balidos de ovejas. Simón tiene un gesto de angustia, casi desesperado) Señor, Señor, mis pensamientos se alejan de ti.



P 171) 29:00. Plano semigeneral con la grúa desde arriba y por detrás de Simón en picado. La columna de Simón en primer término y al fondo unas ovejas y una figura de blanco que avanza.(balidos de ovejas)28

P 172) 29:03. Plano medio de Simón. Mira hacia abajo y no cree lo que ve. Se arrodilla para expresar su alegría y su humildad. Travelling de acompañamiento.
SIMÓN: He aquí Señor el más humilde de tus siervos. (Simón se inclina)
P 173) 29:13. Plano medio del “Buen Pastor”. Lleva un cordero en brazos, largos cabellos muy ordenados y barba rizada. Travelling de acercamiento.. Se puede distinguir al “diablo” mujer disfrazada de pastor bíblico.
BUEN PASTOR: Tú eres mi hijo predilecto Simón. Tu ascesis es sublime. Te amo y vivo en ti y tú hablas por mi boca.
P 174) 29:24. Plano medio en picado sobre seis ovejas y corderos.
BUEN PASTOR(En off) Ocho años, ocho meses y ocho días hace que arde tu espíritu en lo alto de esa columna…
P 175) 29:32. Plano cercano del “Buen Pastor”.
BUEN PASTOR: Como arde la llama sobre el cirio…bienaventurados los que sufren.
P 176) 29:38: Plano cercano de Simón en contrapicado profundamente emocionado. Pasa un tiempo antes de hablar.
SIMÓN: Quiero morir en ti Señor. Dígnate recoger mi alma.
P 177) 29:45. Primer plano del “Buen Pastor” preocupado, llorando.
SIMÓN:  (off) ¿Por qué lloras Señor?
BUEN PASTOR: Lloro por ti hijo bien amado, me entristecen tus penitencias…
NOTA:
27- Estos tambores son para Buñuel una evocación de su juventud española, la ceremonia del Viernes Santo en Calanda, evocada en el cortometraje de su hijo, Juan Luis Buñuel, ya señalado.
28- En el guion original, Buñuel escribió esto que recuerda La edad de oro tanto como El ángel exterminador: “Simón ve avanzar a través del desierto a un personaje que parece sacado directamente de un fresco religioso. Es un joven pastor de larga cabellera, con una barba rizada dividida por la mitad, que va con los pies desnudos y una actitud de suprema majestad. Lleva sobre sus hombros un cordero de leche y otros corderos y ovejas blancos le siguen.

La madre29 pasa delante del “Buen Pastor” llevando una gallina de la mano cogida por las patas.

NOTA:
29- No rodado, pero existen algunas fotografías de trabajo concernientes a este plano.

Plano cercano del Buen Pastor  de perfil.
BUEN PASTOR: Cesa ya, porque no son gratos a mi corazón. Debes cambiar





Plano cercano de Simón, inquieto, después francamente receloso. Levanta la cabeza.
BUEN PASTOR: ¿Cambiar?
Vuelta sobre el Buen Pastor que responde con tono rudo, imperioso. (Contrapicado sobre el “buen pastor” en primer plano y la columna al fondo)..
BUEN PASTOR: Baja de esa columna, vuelve al mundo, hastíate de placer y así lograrás que el sólo nombre del placer te dé náuseas…Entonces en verdad te digo, estarás   verdaderamente cerca de mí.
El Buen Pastor (alias la Niña) hace deslizar la oveja de su hombro de una manera ambigua, viciosa..., después larga al cordero fuera de campo de una brutal patada. El cordero gime off.30

Vuelta sobre Simón que se levanta, lleno de una santa cólera. Dada la exhortación impía del falso pastor, no le quedan más dudas. Se levanta muy altivo e incluso amenazante.
  
SIMON: ¡No tengo miedo de ti, Satán! El Señor hará tus intrigas inútiles...¿Hasta cuando buscarás la perdición del género humano, tú que gozaste de la divina presencia, antes de tu caída?
El “Maligno” (plano sobre él...o ella) adopta un aire de falsa tristeza.
BUEN PASTOR: ¿Si me arrepiento, Simón, crees tú que Dios querrá devolverme mi primitiva gloria?
Vueltas sobre Simón (plano cercano) cuya cara muestra un infinito desprecio.
SIMÓN: De ninguna manera. Arrepiéntete si puedes (insistiendo sobre estas palabras), pero continuarás así por los siglos de los siglos.
El “Maligno”-Buen Pastor (plan americano) tiene los ojos que brillan de una cólera infernal. Pone los puños en las caderas.


BUEN PASTOR: ¡Mira las sandeces que dice, este estúpido! ¡Que el fondillo del pantalón de tu padre se arrepienta! ¡Yo estoy muy bien como estoy, especie de gran puerco!
Plano cercano de Simón del que todas las arrugas de su cara, los ojos, la boca experimentan una fuerte repugnancia hacia el Buen Pastor.
Vuelta sobre este último que, con rabia, coge una piedra y apunta en dirección a Simón.


BUEN PASTOR: ¡La hostia reptante!...En el vientre de la hija de puta… Bonum vinum laetificat Hos­tiam...
El Buen Pastor ha quitado el cinturón que tenía su túnica y que, en realidad, no es otra cosa que una honda. Ha metido la piedra y la lanza hacia Simón.
Raccord sobre Simón que recibe la piedra en plena frente, lo que le hace caer sobre el parapeto de la plataforma. Comienza a sangrar.g
Flash sobre un cordero (o una oveja) que se pone a balar.
Primer plano de un sapo sobre la arena. Explosión de polvo. Trueno. El sapo desaparece.
Vuelta sobre Simón, siempre tendido, herido, sobre la plataforma.
SIMÓN: Yo te conjuro en el nombre de Cristo…, deja al justo orar en paz.
Plano medio del Buen Pastor.
BUEN PASTOR(riendo sarcásticamente) Volveré barbudo…, volveré.
Explosión de humo y polvo. Trueno. El Buen Pastor ha desaparecido.
Vuelta sobre Simón que se levanta con esfuerzo.
SIMÓN: Si no me libro del maligno hoy señor, me libraré mañana; o en diez… Continencia, oración, caridad y humildad serán mis armas.(Ahora está de pie y tiene un gesto de pánico y frunce el ceño) Debía estar ciego para tomar el lobo por cordero. Te he ofendido de la manera más horrible, Señor…(pausa; medita un momento, luego toma una decisión) Merezco una penitencia eterna…Hasta que me llames a tu seno, mi Señor y mi Dios, me mantendré de pie con un solo pie.
Todavía ensangrentado, magullado, se levanta y pone en práctica la promesa que acaba de hacer. Panorámica descendente para encuadrar una sola de sus piernas sobre la plataforma. Encadenado.
P 178) 29:53. Primer plano de Simón en contrapicado con expresión de extrañeza.
BUEN PASTOR(off)…el exceso de tus sacrificios.
P 179) 29:56. Contrapicado desde el suelo. En primer término plano cercano del “Buen Pastor” y en segundo plano, la parte superior de la columna  con Simón arrodillado.
BUEN PASTOR: Cesa ya, porque no son gratos a mi corazón. Tienes que cambiar. (Ha cambiado la voz)
P 180) 30:02. Primer plano de Simón inquieto y receloso.
SIMÓN: ¿Cambiar, Señor?

P 181) 30:04. Plano medio del Buen Pastor que responde en un tono rudo e imperioso. Suelta el cordero que lleva en los brazos fuera de campo.
BUEN PASTOR: Baja de esa columna. Vuelve al mundo. Hastíate de goces…
P 182) 30:12. Primer cercano de la pierna del Buen Pastor dándole una patada brutal al cordero(que gime en off)30
P 183) 30:13. Plano medio del Buen Pastor.
BUEN PASTOR: Así lograrás que el sólo nombre del placer te dé náuseas…Entonces en verdad te digo, estarás cerca de mí.
P 184) 30:22. Plano cercano de Simón en ligero contrapicado que se levanta, lleno de una santa cólera. Dada la exhortación impía del falso pastor, no le quedan más dudas. Se levanta muy altivo e incluso amenazante.
SIMÓN: Satanás, no te temo. El Señor hará inútiles tus intrigas…¿Hasta cuándo buscarás la perdición del género humano? Tú que antes de tu caída gozabas de la divina presencia…
P 185) 30:45. Plano cercano del falso Buen Pastor con aire de falsa tristeza.
SIMÓN: Si me arrepiento Simón, ¿Querrá Dios volverme a mi primitiva gloria?
P 186) 30: 51. Plano cercano de Simón con cara de profundo desprecio.
SIMÓN: De ningún modo Satanás. Arrepiéntete si puedes, pero así continuarás (insiste sobre estas palabras) por los siglos de los siglos.
P 187) 31:00. Plano americano del “Buen Pastor”, con los ojos brillantes de una cólera infernal. Se pone los puños en las caderas. La cámara lo sigue en panorámica en sus desplazamientos y termina en un acercamiento hasta primer plano.
BUEN PASTOR: Mira con qué tiznada maula me frotas los hocicos. Para ese día que se te arrepientan los fondillos de tu padre…que yo bien estoy como estoy grandísimo puerco.
P 188) 31:12. Plano cercano de Simón del que todas las arrugas de su cara, los ojos, la boca experimentan una fuerte repugnancia hacia el Buen Pastor.
P 189) 31:14. Plano americano del “Buen Pastor” que con rabia da vueltas a una honda y lanza una piedra en dirección a Simón.
P 190) 31:17. Raccord sobre un primer plano de Simón, que recibe la piedra en la frente y cae en la plataforma..
BUEN PASTOR(en off) ¡La hostia reptante!...(travelling hacia abajo para verlo caído y con la mano en la frente)… en el vientre.
P 191) 31:22. Plano cercano de una oveja que se pone a balar.
BUEN PASTOR(En off).. de la hija de zorra.
P 192) 31:23. Primer plano de un sapo en la arena. Trueno. El sapo desaparece.
P 193) 31:25. Plano cercano de Simón tendido en la plataforma, herido.g



SIMÓN: Yo te conjuro en el nombre de Cristo para que dejes al justo orar en paz.
P 194) 31:33. Plano medio del Buen Pastor que levanta el brazo amenazante.
BUEN PASTOR: ¡Volveré! Greñudo…volveré.
Explosión de humo y polvo. Trueno. El Buen Pastor ha desaparecido.
P 195) 31:40. Simón sigue tumbado y se pone de rodillas con esfuerzo y queda en plano cercano en contrapicado.
SIMÓN: Si no me libro del maligno hoy señor, me libraré mañana; si no en cinco años en diez… Continencia, oración, caridad y humildad serán mis armas.(se pone en pie y tiene un gesto de pánico y frunce el ceño) Ciegos debían estar mis ojos cuando he podido tomar al lobo por cordero…(pausa; medita un momento, luego toma una decisión) Penitencia eterna merezco…Hasta que tú me llames a tu seno, sólo sobre un pie sostendré mi cuerpo. (Travelling hacia abajo para ver que se apoya en una sola de sus piernas.)
Fundido en negro
NOTA:
30- En el guion original, el cordero, caído a tierra, se transformaba en un sapo. Poco después, todos los otros corderos se transformaban en sapos.
g- En el guion de Orion Press: Las piedras del suelo de alrededor de la columna comienzan a volar y golpear a Simón que se cubre con sus manos y brazos. Hace el signo de la cruz en el aire y todo se detiene.

La madre, sentada en el umbral de su cabaña está cosiéndose un sombrero.

Plano general: tres hombres, el pastor enano y dos monjes, llevan una escalera al pie de la columna. Unas voces cantan en off las vísperas.
En primer plano, la madre de Simón avanza, lleva un cántaro de agua al hombro.



Los tres hombres instalan la escalera contra la columna. Plano medio de ellos que miran al monje Daniel, dispuesto a subir; está poco tranquilo. El pastor y el enano se apartan. El monje pasa a primer plano.

Vuelta sobre Simón; fatigado de mantenerse con un solo pie, descansa su pierna, suspira, se vuelve y acaba por comerse un trozo de col. Traga el último bocado y se arrodilla.


SIMÓN: Gracias, Dios mío, por haber provisto mi alimento.
Mira las nubes, muy grises, anunciadoras de tormenta, que atraviesan el cielo. Bendice las nubes, después de haberse levantado.
SIMÓN: Para que fecundéis la tierra que da el alimento a los pobres y que no descarguéis granizo…(fin del off sobre un plano del cielo).
Mira a sus pies y ve un grillo. Lo coge.
Primer plano de la palma de la mano izquierda de Simón que tiene el grillo. En escorzo, su mano derecha pasa bendiciendo.
SIMÓN(off). Yo te bendigo, porque eres una criatura inocente y para que cantes la gloria de Dios. [Primerísimo plano del grillo que empieza a cantar en la mano del Estilita, después desaparece de un brinco]32.
Vuelta sobre Simón (plano medio) que mira alrededor de él, el desierto, el cielo…y lanza el grillo.
SIMÓN: ¿ Qué podría bendecir ahora? En el fondo estas bendiciones, no solamente es un santo ejercicio, sino también un agradable pasatiempo con el que no ofendo a nadie…(una pausa; reacciona) Comienzo a darme cuenta  de que no me doy cuenta de lo que digo…si, ¿Qué estoy diciendo?


VOZ(off). ¡Padre!...
Simón baja los ojos y ve
 (picado sobre lo que ve) el pastor-enano cerca de una cabra. El rebaño se encuentra ligeramente alejado de la columna.
PASTOR: Padre, bendice a Pelagia…(le muestra el animal) que está muy preñada…para que esta sobada eche fuera lo que lleva en la barriga.
Contrapicado: el enano en escorzo primer plano y Simón sobre la columna que añade.
SIMÓN: Yo te bendigo también, querido hermano, porque eres pobre de bienes y de espíritu.
Picado sobre el pastor irritado por los términos de esta bendición.
PASTOR(irritado) No me bendigas al mismo tiempo que a mis cabras…(pausa) pero te estimo y te amo. Mañana te traeré un cuenco de leche fresca.
Vuelta sobre Simón que sonríe con bondad ante esta simplicidad.


SIMÓN: Gracias hijo mío, pero sabes que es inútil…
Plano sobre el pastor-enano que se rasca la nuca. Pensativo, mira a su cabra.
PASTOR: Yo creo que tú debes estar mal de aquí…(se da una palmada en la cabeza)…¡y eso debe ser a causa de tu manera de atiborrarte de aire puro!...
Simón, el estilita, con mucha dignidad y mesura, como si dirigiera al capítulo de su convento, explica
(contrapicado sobre él en plano americano y travelling hacia delante, hacia él cuando habla).
SIMÓN: Créeme, hermano, como y bebo suficientemente para satisfacer mis necesidades. No soy un espíritu desencarnado, sino un hombre que (off sobre el pastor) lleva dolorosamente su envoltura carnal…y en lo que concierne (vuelta sobre él) a la otra necesidad, la de evacuar mis excrementos son como los de tus cabras, a causa de mi gran sequedad.






PASTOR: (parcialmente off al principio).De todo lo has murmurado, no he comprendido mas que sequedad…
El pastor alza los hombros y se dirige hacia su rebaño (plano general), mientras que la cabra que sujeta con dificultad quisiera brincar.

Plano americano largo de Simón sobre la plataforma . Sonríe con beatitud, se levanta y queda de pie sobre un solo pie, distraído por un instante de sus meditaciones. De un gesto maquinal, se mete su dedo índice en el interior de su boca y extrae un pedacito de lechuga que estaba pegado a sus encías. La mira con atención y esboza un gesto con la mano derecha. Distraído, ¿va a bendecirla?...pero reacciona y acaba por lanzarla lejos de él.
Plano medio de la madre de Simón protegiendo sus ojos del deslumbramiento del sol. Hace una señal con la mano en dirección a su hijo.
Flash sobre Simón que no responde.
Tristemente, se aleja.

Plano americano largo de la plataforma. Daniel llega por la escalera.
Simón se vuelve, sorprendido de verle (plano de los dos).
SIMÓN: ¿Qué buscas aquí?
DANIEL: Vengo a que me perdones y me des tu bendición.
SIMÓN: ¿Quién eres?¿Y qué quieres que te perdone?
DANIEL: Soy yo el que miró una mujer. Me arrepiento de ello.
SIMÓN: Has hecho bien. Vete en paz si Dios te ha perdonado ya.
Daniel, siempre en la cima de la escalera, frente a Simón, vacila un instante. La entrevista le parece demasiado brusca.

DANIEL: Antes de irme, quisiera darte noticias poco risueñas para los siervos de Dios.
Simón queda impasible. Plano cercano de Daniel en ligero picado, visto por encima del hombro de Simón en escorzo, después contracampo siguiendo el diálogo.
DANIEL: Las hordas del anticristo avanzan hacia Roma. Quizás no tarden en llegar aquí.
SIMÓN: Bendito sea el azote, si gracias a él ganamos la gloria a los ojos del Señor.
DANIEL. Los hombres se desgarran siempre en luchas fratricidas… y todo eso a causa de la maldición de lo tuyo y lo mío.
SIMÓN: ¿De qué hablas?
DANIEL: De que los hombres matan por defender lo que creen…que es suyo o por coger lo que es de los otros.
Primer plano de Simon que, después de un instante de sombría reflexión, levanta los ojos perplejo.
SIMÓN: (indeciso). No comprendo…¿Qué quieres decir con lo tuyo y lo mío?

Grúa para encuadrar a los dos, en plano americano.
DANIEL: Escucha, lo comprenderás: ¿esta bolsa es tuya, verdad? (Simón asiente.) Bueno, vas a ver… bastará que yo lo niegue para que disputemos…¿Quieres que probemos? (Simón le mira, extrañado) Simón…(agresivo) ¡esta bolsa es mía! (Simón ni pestañea) ¡Di que es tuya!...¡Dispútamela!

SIMÓN(sin ganas). Es mía.
DANIEL (violento). Te digo que es mía.
SIMÓN(con candor e indiferencia) Bueno… pues llévatela.

DANIEL: Tu desinterés es admirable y muy eficaz para tu alma. Pero temo que, como tu penitencia, no sirva mucho a los hombres.

SIMÓN: (contracampo sobre él). No te comprendo. Hablamos lenguas diferentes. Ve en paz hermano.
Simón le bendice, se vuelve y se mantiene sobre una pierna.33
P 196) 32:43. Plano general: tres hombres, el pastor enano un monje y otro hombre, llevan una escalera al pie   de la columna. (En off unas voces cantan las vísperas.)
P 197) 32:52. Plano medio de la madre avanza hacia la cámara, pasa por delante. Travelling de acompañamiento. Lleva un cántaro de agua en la espalda. Al fondo se ven los tres hombres colocando la escalera en la columna. (Siguen los cantos)
P 198) 33:10. Plano largo de los tres hombres que terminan de colocar la escalera. Se queda el monje Daniel, que pasa a primer plano y  que está poco tranquilo, dispuesto a subir. Los otros dos se van. (siguen los cantos)
P 199) 33:20. Plano medio de Simón arriba de la columna, de espaldas y fatigado de mantenerse sobre un pie, en ligero contrapicado. Se vuelve hacia la cámara y se como un trozo de lechuga? con gusto. Travelling de acercamiento hasta plano cercano. (siguen los cantos)  Simón se arrodilla.
SIMÓN: Gracias Señor, por haber provisto a mi sustento.
(Simón se levanta y miras las nubes, oscuras, que anuncian tormenta. Bendice las nubes) Para que fecundéis la tierra que da el alimento
P 200) 33:54. Plano general de las nubes.
SIMÓN(off)…al pobre y no descarguéis granizo.
P 201) 33: 57. Plano medio. Mira a sus pies y ve un grillo; se agacha para cogerlo. Travelling de acompañamiento con la grúa.
P 202) 34:14. Primer plano de la mano izquierda de Simón que tiene un grillo.
SIMÓN: Yo te bendigo, porque eres una criatura inocente y para que cantes las glorias del Señor.
[Primerísimo plano del grillo que empieza a cantar en la mano del Estilita, después desaparece de un brinco]32.

P 203) 34:20. Plano medio de Simón, que suelta el grillo. Está contento.
SIMÓN: ¿A quién podría bendecir ahora? Esto de las bendiciones, además de santo ejercicio es muy entretenido…y con ello no ofendo a nadie…(pausa…reacciona)
¿Qué estoy diciendo? Comienzo a darme cuenta de que no me doy cuenta de lo que digo…¿Qué estoy diciendo? ¿Qué digo?
PASTOR: (En off) Padre.
Mira hacia abajo
P 204) 34:49. Plano medio en picado (como visto por Simón) del pie de la columna, donde está el enano con una cabra.
PASTOR: Bendiga a Pelagia (le muestra el animal) que está mal preñada. A ver si la muy sobada echa abajo lo que lleva dentro.
P 205) 34:55. Contrapicado: el enano en escorzo primer plano y Simón sobre la columna que añade.
SIMÓN: A ti también te bendigo amado hermano, por ser pobre de bienes y de espíritu. Inicia la bendición.
P 206) 35:01. Plano medio del enano en picado irritado por los términos de esta bendición.
PASTOR(irritado)¡A mí no me bendigas al parejo que mis cabras,…(pausa) pero te estimo y te amo…y mañana te traeré un cuenco de leche recién…
P 207) 35:11. Plano medio de Simón arrodillado en contrapicado que sonríe con bondad ante esta simplicidad.
PASTOR(en off)…ordeñada
SIMÓN(con bondad) Gracias hijo…pero ya sabes que es inútil.
P 208) 35:18. Plano medio del enano y la cabra vistos en picado.
PASTOR(A la cabra) A mí se me hace que ese está dolido de aquí…(Se da en la cabeza. Pausa. Echa a andar. Se para y mira hacia Simón.) Y a de ser por darse esos atracones de puro aire
P 209) 35:27. Plano cercano de Simón en contrapicado (como visto por el enano)
SIMÓN: Créeme hermano, que yo como y bebo lo suficiente a mis necesidades…No soy un espíritu puro y desencarnado, sino un hombre, que carga dolorosamente su envoltura carnal.
P 210)35:40. Primer plano del enano en picado con cara de no entender. (visto por Simón)
SIMÓN(en off) En cuanto a la otra necesidad, la de evacuar…
P 211) 35:43. Plano cercano de Simón en contrapicado.
 SIMÓN: …mis excrementos son como los de tus cabras por mi extrema sequedad.
P 212) 35:47. Plano medio  del enano y la cabra en picado. (visto por Simón)
PASTOR: De todo lo que has hablado, no he entendido más que sequedad.
Panorámica mientras se aleja con su cabra que se pone a brincar. (Balidos de cabra)
P 213) 35:59. Plano medio de Simón sobre la plataforma. Sonríe con beatitud, se levanta, se introduce el dedo índice en la boca y extrae un pequeño trozo de lechuga que estaba pegado en las encías. Lo mira con atención y esboza un gesto con la mano derecha. Distraído, ¿va a bendecirlo?...Pero reacciona y lo lanza lejos de él.



P 214) 36:16.  Plano medio de su madre que se protege con la mano del deslumbramiento del sol. Le hace señas a su hijo con la mano.
P 215) 36:20. Plano medio de Simón que no responde. Se pone a orar.
P 216) 36:24. Plano medio de su madre que triste se aleja al su cabaña. (sonido de cacareo de gallinas)
P 217) 36:32. Plano americano largo de la plataforma. Simón, de espaldas, apoyado sobre una pierna y orando. Por detrás sube Daniel. Simón se vuelve sorprendido de verle. Se inclina(plano de los dos)
SIMÓN: ¿Qué buscas aquí?
DANIEL: Vengo a que me perdones y me des tu bendición.
Travelling de acercamiento a plano americano. Simón se arrodilla.
SIMÓN: ¿Quién eres? ¿Y de qué tengo que perdonarte?
DANIEL: Fui yo quien alzó sus ojos sobre una mujer
SIMÓN: Vete con Dios si él te ha perdonado ya.
Daniel, siempre en la cima de la escalera, frente a Simón, vacila un instante. La entrevista le parece demasiado brusca.
DANIEL: Es que quiero darte nuevas poco risueñas sobre los siervos de Dios. Las hordas del Anticristo avanzan hacia Roma. Quizás no tarden mucho en llegar hasta aquí.
SIMÓN: Bendito sea el azote, si con él ganamos gloria ante el Señor.



P 218) 37:13. Plano cercano de Daniel en ligero picado, visto por encima del hombro de Simón en escorzo.
DANIEL: Siempre los hombres se desgarrarán en luchas fraticidas y todo por esa maldición de lo tuyo y lo mío.
SIMÓN: ¿De qué hablas?
DANIEL: De que el hombre mata por defender lo que cree suyo.
P 219) 37:24. Contracampo. Simón de frente y Daniel de espaldas. Simón después de un instante de sombría reflexión, dice perplejo:
SIMÓN(indeciso) No entiendo qué es lo tuyo… qué es lo mío.
P 220) 37:30. Grúa para encuadrar a los dos, en plano americano: Simón de rodillas y Daniel en la escalera.
DANIEL: Mira…lo entenderás. (Coge la bolsa de cuero de Simón.) ¿Esta bolsa es tuya, verdad?
SIMÓN: Eh…
DANIEL: Pues verás con sólo que yo lo niegue, vamos a disputar. Vamos a probar. (Simón le mira extrañado) Simón, (agresivo) esta bolsa es mía. (Simón ni pestañea) (pausa) ¡Di que es tuya! ¡Dispútamela!
SIMÓN(Sin ganas) Es mía.
DANIEL(violento) Te digo que es mía.
SIMÓN(con candor e indiferencia) Bueno, pues llévatela.
P 221) 37:55. Plano cercano de Daniel en ligero picado, visto por encima del hombro de Simón en escorzo.
DANIEL: Tu desinterés es admirable y muy eficaz para tu alma. Pero temo, que como tu penitencia, de poco sirva al hombre.
P 222) 38:08. Contracampo. Simón de frente y Daniel de espaldas.
SIMÓN: No te entiendo. Hablamos lenguajes distintos. Vete en paz hermano. (Simón le bendice, se levanta y es encuadrado en plano medio en contrapicado)33.
NOTAS:
32- No rodado.
33- Fin de la segunda bobina de 606 metros (35 mm).

Daniel pasa cerca de la cabaña de su madre que, cerca de la puerta, esta comiendo sopa.
EFECTO DE NOCHE (maqueta): una nieve espesa cae sobre el desierto. Panorámica hacia la columna que se entrevé en la borrasca. Fin de la panorámica sobre la imagen fija en plano medio de Simón, arrodillado. La nieve se ha acumulado sobre su cabeza y hombros (sobreimpresión de la nieve que cae).
SIMÓN(irritado). ¡Frío!...¡Tengo frío!...¡Ave Caesar, morituri te salutant!...¿Qué es lo que estoy diciendo? Ave dominus, recíbeme en tu seno.
Otro ángulo, imagen fija y trucaje idéntico: Simón está desnudo hasta medio cuerpo.
SIMÓN(voz interior). La llama del hogar…un poco de sopa caliente…no, no, no quiero…Angelus nuciavit Maria…¿Qué tiene eso que ver? ¡Santa Madre!...Entonces…¿y esa sopa caliente, viene?

Daniel, el monje, desciende de la escalera (plano medio), después la vuelca en el suelo y, satisfecho, se aleja tranquilamente de espaldas a nosotros.

Plano medio hacia el suelo, no de la parte típicamente desértica próxima a la columna, sino hacia una hondonada (la del genérico) formada por el antiguo lecho de un río ahora seco, lo que explica la existencia de algunas hierbas y matorrales. Ruido de deslizamiento sobre el suelo de un ataúd, de madera toscamente pintado de negro, que pasa cerca de la cámara.[El ataúd, como un animal fabuloso, se desliza torpemente entre los espinos]35.


 Sombra de la columna sobre el desierto, mientras que del fondo se aproxima deslizándose (ruido cada vez más fuerte) el ataúd que se detiene a algunos metros de  ésta.




Plano medio de Simón, cansado, que se santigua.
SIMÓN: ¡Protégeme, Señor!
Plano cercano (en picado) del ataúd que se abre lentamente. En el interior, se encuentra la Cosa36 , es decir, la mujer-demonio vista repetidas veces. Su vestido cubre solo un pecho.
LA COSA. Te prometí que volvería, pero esta vez, es la última.

SIMÓN(sobre él) ¡Vade retro, Satanás!h
Vuelta en picado sobre la “Cosa” que se levanta y sale del ataúd.
LA COSA: Simón, te suplico que me concedas un pequeño favor. Si aceptas, te dejaré en paz para siempre.
Primer plano de Simón que responde con una voz de trueno.
SIMÓN. (primer plano). ¡Abominable espíritu de las tinieblas! Si el Señor te permite tentarme, deberé soportarlo, pero no obtendrás nada más. Me repugnas. El hedor de tu aliento llega hasta aquí.
Con estas últimas palabras, la “Cosa” aparece sobre la columna, detrás de Simón (plano americano de los dos).
LA COSA: Tú tampoco hueles muy bien (primer plano de ella). Prepárate, Simón, porque vamos a hacer un largo viaje…un viaje muy largo.
Simón se santigua; la criatura diabólica se da cuenta y dice con desprecio (plan americano).
LA COSA: No hagas gestos con la mano porque, esta vez, no te servirán de nada (más amable). Simón del Desierto, aunque te asombre, puedo decir que no hay una gran diferencia entre tú y yo. (primer plano de las piernas de Simón; ella continúa off). Creo en Dios como tú…(primer plano de la “Cosa”), Padre Todo Poderoso, puesto que yo he gozado de Su presencia. En lo que concierne a su único hijo, habría mucho que hablar…
Plano americano de los dos: Simón se vuelve para rezar; se arrodilla. La “Cosa” continúa hablando por encima de su hombro.


SIMÓN(rezando). Creo in Deum, Patrem omnipotentem...
LA COSA(al mismo tiempo). Prepárate a partir, Simón.
SIMÓN: ...et in Cristum Jesum, Filium eius unicum...
LA COSA(la misma interpretación). ¡Simón! Podemos entendernos.
SIMÓN: ....Dominum nostrum, qui natus est de Spiritu Sanctum...




Las voces de Simón y de la “Cosa” se confunden.
LA COSA: ¿Sabes dónde te llevo? ¡Te llevo al Sabbat!
SIMÓNEt Maria Virgin, qui sub Pontio Pilato37
LA COSA: Allí, podrás ver brillar las lenguas y las heridas rojas de la carne (se irrita). Basta…vamos allí. ¿No oyes? Vienen a buscarnos.
Se levantan los dos: ella de su posición de cuclillas, el de su posición de rodillas.
Se oye el ruido de un avión a reacción. El ruido aumenta. Miran.i

En el cielo (plano general) un gran “jet” avanza. Panorámica siguiendo su vuelo (el ruido aumenta).

Nueva panorámica de las nubes hasta la columna vista en picado: está vacía. Zoom hacia delante.
Contrapicado sobre el cielo; la cámara se inclina y encuadra un picado general la ciudad de Nueva York que surca con un movimiento circular. Zoom hacia atrás para mostrar la isla entera.
NUEVA YORK- DÍA: Contrapicado, desde la calle, sobre los rascacielos. Contracampo: picado, desde las nubes, sobre las calles con rascacielos.
CABARET- INTERIOR NOCHEj

Música de rock muy fuerte, sobre un primer plano de la guitarra. Rápido travelling hacia atrás para descubrir un saxofón, después una pareja que baila. Plano cercano del saxofonista que toca. Plano medio de las manos de los bailarines que se mueven en el aire con frenesí, mientras que la música se hace más y más violenta.  Travelling hacia atrás para descubrir la sala del cabaret: está llena de humo y de bailarines38 que desbordan la pista. Flash sobre el saxofón. Panorámica por encima de los bailarines hasta una mesa donde están, sentados Simón y la “Cosa”. Travelling hacia ellos: Simón, la barba limpia, más corta, una pipa en la boca, melena a lo “beatle”, tiene completamente el aspecto de un intelectual  “elegante” de Greenwich Village; La “Cosa” se parece a una chica moderna cualquiera, invitada a una sala de baile. Él bebe una coca-cola y observa la pista con aspecto de cansado, ausente. Ella, por el contrario, parece muy interesada por este espectáculo. Simón enciende el cigarrillo de la “Cosa” y suspira de aburrimiento. Nuevos planos sobre los bailarines: la música y el baile son cada vez más frenéticos. Plano medio de Simón que fuma de su pipa sin manifestar el menor interés. Nuevo plano de los bailarines sobre una mujer muy agitada bailando con los pies desnudos. Travelling hacia atrás para encuadrarlos a los dos sentados en la mesa. La “Cosa” sonríe irónicamente mirando a Simón pensativo. Travelling hacia delante sobre Simón.







LA COSA(off) ¿En qué piensas Simón?
SIMÓN: (alzando los hombros). En nada (hace un gesto señalando la pista de baile) ¿Cómo se llama este baile?


LA COSA(panorámica hacia ella, riendo) ¡”Carne radiactiva”!
Simón frunce el ceño
LA COSA: Es la última danza. ¡La danza final!...¡La danza final!...
Hace un gesto de repulsión que recuerda sus anteriores exorcismos.
SIMÓN: ¡Vade retro!
LA COSA: ¡Vade ultra!

Panorámica sobre un hombre saliendo de la multitud de bailarines; avanza hacia la mesa de Simón y de la “Cosa”. Panorámica inversa: el hombre, con un gesto, invita a la “Cosa”.
SIMÓN: Diviértete…, yo me vuelvo a casa.
Plano medio de los tres: Simón sentado, ella de pie cerca del bailarín impaciente. Simón hace un vago gesto para llamar al camarero fuera de campo.
LA COSA: Harías mejor quedándote aquí.
SIMÓN: ¿Por qué?
LA COSA: ¿Dónde irías?...Debes quedarte aquí…
Ella avanza hacia el bailarín y los dos (seguidos en panorámica) van a la pista llena de parejas. Simón sale de campo. Ella se vuelve hacia él.
LA COSA:39. Más vale que te quedes aquí hasta el final. 
Se vuelve a poner a bailar frenéticamente, histéricamente. Plano cercano de Simón que fuma en pipa.
Vuelta sobre la “Cosa” que baila como un demonio. De vez en cuando lanza un alarido al ritmo de la música. En el frenesí del baile, algunas parejas pasan delante de la cámara y nos la ocultan. La imagen se fija; aparece la palabra “FIN”.

P 223) 38:29. Daniel, el monje, desciende de la escalera (plano medio), después la vuelca en el suelo y, satisfecho, se aleja tranquilamente de espaldas a nosotros. La cabaña de la made al fondo.
P 224) 38:44. Plano medio hacia el suelo, no de la parte típicamente desierta cercana a la columna, sino hacia una hondonada (la del genérico) formada por el antiguo lecho de un río ahora seco, lo que explica la existencia de algunas hierbas y matorrales. Ruido de deslizamiento sobre el suelo de un ataúd, de madera toscamente pintado de negro, que pasa cerca de la cámara. (Rápida panorámica).[El ataúd, como un animal fabuloso, se desliza torpemente entre los espinos]35.
P 225) 38:51. Plano de conjunto. Es continuación del anterior. El ataúd entra por la derecha, panorámica y sale por la izquierda.
P 226) 38:57. Plano semigeneral. Sombra de la columna sobre desierto. Al fondo se aproxima el ataúd deslizándose (ruido cada vez más fuerte) y se detiene a algunos metros de ésta. Rápida panorámica al final hacia la izquierda para encuadrar la base de la columna.
P 227) 39:12. Plano medio  de Simón cansado, que se santigua. Contrapicado
SIMÓN: ¡Ampárame, Señor!
P 228) 39:19. Plano cercano en picado del ataúd que se abre lentamente. En el interior, en encuentra la Cosa36, es decir, la mujer-demonio vista varias veces. Su vestido no cubre más que un seno. Levanta la cabeza y el tronco.
LA COSA: Te prometí que volvería, y esta vez es la última.
P 229) 39:34. Plano cercano de Simón, apuntándole con el dedo.
SIMÓN:¡Vade retro, Satán!h
P 230) 39:38. Plano medio de la cosa y el ataúd, vistos en picado.
LA COSA: Ni vade, ni retro, ni nada.

P 231) 39:42. Plano medio de Simón en contrapicado.
SIMÓN: ¡Abominable espíritu de las tinieblas! Si el Señor te permite tentarme tendré que soportarlo, pero nadas lograrás. Me repugnas. Hasta aquí llega el hedor de tu aliento. (La cosa aparece en la columna por detrás de Simón)
LA COSA: Tampoco tú hueles muy bien. (plano americano de los dos)

P 232) 39:58. Primer plano de la cosa.
LA COSA: Prepárate Simón, vamos a hacer un viaje largo, muy largo. (panorámica hacia la derecha para encuadrar en plano medio corto a Simón, que hace la señal de la cruz)
SIMÓN: En nombre de Cristo.
La criatura diabólica se da cuenta y dice con desprecio
LA COSA: No habas más gestos con la mano, (panorámica hacia la izquierda para encuadrarlos a los dos en plano cercano) porque esta vez no te van a servir. (Simón gira alrededor de la cosa, como huyendo) Simón del Desierto, aunque te asombre, tú y yo nos diferenciamos muy poco. Yo creo como tú…
P 233) 40: 24. Primer plano de las piernas de Simón. Está apoyado en una solamente.
LA COSA(en off) …en Dios Padre todo poderoso, puesto que he gozado de su presencia.
P 234) 40:28. Plano medio de la Cosa de frente y Simón de espaldas.
LA COSA: En cuanto a su único hijo…tendríamos mucho que hablar. (Simón se gira)
P 235) 40:33. Plano medio de Simón que se arrodilla y reza. La cosa queda detrás.
SIMÓN: Creo in Deum, Patrem omnipotentem…(Le va hablando al mismo tiempo que Simón va rezando)
La cosa se agacha por detrás y se pone en cuclillas a su altura.
LA COSA: Prepárate a partir, Simón.
SIMÓN:…et in Cristum Jesum, Filim eius unicum…
LA COSA: ¿Sabes a dónde te llevo? Al Sabbat.
SIMÓN: …Dominum nostrum, qui natus est de Spiritu Sanctum…
LA COSA: Allí verás brillar las lenguas y las heridas rojas de la carne.
SIMÓN: Et Maria Virgine, qui sub Pontio Pilato37.
LA COSA: Basta…vamos…no oyes…vienen a buscarnos.
Se oye el ruido de un avió a reacción y se levantan los dos.i
P 236) 41:00. Plano general del cielo con un avión a reacción avanza. Panorámica siguiendo su vuelo. El ruido del motor se va amplificando.
P 237) 41:08. Plano general del cielo. Panorámica grúa hacia la izquierda hasta coger el capitel de la columna que está vacío. Zoom hacia delante.(ruido del avión)
Encadenado
P 238) 41:17. Plano general en picado de Nueva York.
P 239) 41:21. Otra vista de Nueva York en picado: puente.
P 240) 41:25. Rascacielos vistos en contrapicado. Panorámica hacia abajo y calle de Nueva York.
CABARET- INTERIOR NOCHEj
P 241) 41.33. Primer plano de una guitarra eléctrica. Travelling lateral hacia la izquierda para coger otra guitarra y después un saxofón. Travelling hacia atrás para coger a una pareja que baila. Música de rock muy fuerte.
P 242) 41:43. Plano grúa desplazándose entre las parejas bailando (cogiéndolas en plano medio), que se mueven con frenesí, mientras se oye la música muy fuerte.
P 243) 42:07. Igual pero la cámara un poco en picado coge las parejas en plano americano.38
P 244) 42:14. La cámara en ligero picado se va desplazando hacia la izquierda, entre las parejas, hasta coger a Simón y La Cosa que están sentados en una mesa. Travelling hacia ellos. Simón, la barba limpia, más corta, una pipa en la boca, melena a lo “beatle”, de Greenwich Village; La “Cosa” parece una chica moderna cualquiera, invitada a una sala de baile. Él bebe una coca-cola y observa la pista con aire fatigado, ausente. Ella, por el contrario, parece muy interesada por este espectáculo. Simón enciende el cigarrillo de la “Cosa” y suspira de aburrimiento.
P 245) 42:45. La cámara grúa se desplaza de nuevo entre las parejas en plano medio, que se mueven con frenesí. En ligero picado.
P 245) 43:03. Igual que el anterior, con la música y baile cada vez más frenéticos.
P 346) 43:31. Plano medio corto de Simón que se quita la pipa sin manifestar el menor interés.
P 346) 43:37. Plano grúa en ligero picado con travelling hacia delante entre las parejas que bailan con frenesí.
P 247) 43:53. Plano medio sobre una chica que baila con frenesí y travelling hacia abajo para ver que baila con los pies desnudos.
P 248) 44:04. Plano de la mesa donde están sentados Simón y la “Cosa”. Travelling de acercamiento a Simón en primer plano, pensativo.
LA COSA(en off) Simón ¿En qué piensas?
SIMÓN: En nada ¿Cómo se llama ese baile? (hace un gesto con la cabeza hacia la pista)
Panorámica hacia la derecha para encuadrar a la “Cosa riéndose
LA COSA: Carne radiactiva. Es el último baile, el baile final. Es el baile final.
La cámara se desplaza hacia la izquierda para encuadrarlos a los dos en primer plano.
SIMÓN: Vade retro (hace un gesto de repulsión con la mano que recuerda sus anteriores exorcismos)
LA COSA: Vade ultra.
P 249) 44:25. Panorámica hacia la izquierda sobre un hombre que sale de entre la multitud de bailarines y avanza hacia la mesa de Simón y la “Cosa”. Ésta se levanta para bailar. Plano americano con los tres.
SIMÓN: Que te diviertas…Yo me voy a casa.
Simón sentado, hace un gesto llamando al camarero fuera de campo. Los otros dos están de pie a su lado




LA COSA: Mejor no vayas. Te vas a llevar un chasco.
SIMÓN: ¡Qué pasa!
LA COSA: La habita otro inquilino. Tienes que aguantarte. (Panorámica hacia la derecha siguiendo a la pareja que se van a bailar. Plano medio sobre la “Cosa”) Tendrás que aguantar hasta el fin.
Panorámica hacia la derecha para bailar frenéticamente con su pareja.
P 250) 44:45. Primer plano de Simón que fuma en pipa.
P 251) 44:49. Plano de conjunto de la sala con las parejas bailando y al fondo el conjunto musical.
P 252) 44:58. Plano medio de la “Cosa” que baila como un demonio. De pronto lanza un alarido al ritmo de la música. En el frenesí del baile algunas parejas pasan delante de la cámara y la ocultan. La imagen queda fija.
P 253) 45:12. Aparece la palabra FIN. Sigue la música. Después aparece otro letrero,
45:28. fin de la película.

En el guion de Orion Pres : Después de la escena del cabaret, viene una escena en el desierto, en la base de la columna. La cámara hace una panorámica vertical al mismo tiempo que se desplaza hacia atrás. En la parte superior de la columna hay un cartel publicitario.
La columna desde la distancia. De pronto explota en miles de pedazos en medio de una gran nube de polvo. Entre los restos de la columna y el polvo aparece la palabra FIN.

NOTAS:
35- Entre corchetes: imagen no mantenida durante el rodaje.
36- Expresión propia del guion original, que conservará esta denominación hasta el final de la película. En el guion original “la Cosa” aparecía cerca del ataúd; en este último, se encontraba el pastor muerto que debía resucitar Simón. Ante su rechazo, la “Cosa” lo resucitaba ella misma.
37- Esta frase de Simón es prácticamente inaudible.
38- El guion original, siempre muy gráfico, preveía un descubrimiento muy minucioso de esta sala de cabaret. He aquí una muestra: “Alguien que viera este espectáculo por primera vez, se creería víctima de una pesadilla: las actitudes son inquietantes, los gestos a veces graciosos, a veces obscenos, las contorsiones, las actitudes y la manera de andar imitan los monos, los perros, las gallinas, etc… Todo esto contribuye a formar una inquietante alegoría de nuestra época.” Un poco más lejos, estaba previsto un primer plano, sobre un hombre “cuyos gestos se parecía a los del pájaro carpintero”.
39- Antes de decir lo que está expresado en la película, el guion original ponía esta frase dicha por la “Cosa”: “Otro inquilino la habita”.
h- En el guion de Orion Press al ir acercándose el ataúd a la columna va apareciendo el cuerpo de la Cosa (trucaje). Dentro del ataúd esta el cadáver del “Buen Pastor”. Le pide a Simón que lo resucite, pero se niega y entonces lo resucita la Cosa, sale del ataúd y se va.
i- En el guion de Orion Press el ruido de varias motos acercándose, la imagen se hace confusa y nebulosa, las voces suenan distorsionadas, como provenientes del fondo de  un pozo.

j- Esta escena es un poco diferente. Estamos en una calle moderna, donde aparecen seis potentes motos a toda velocidad que aparcan frente a una discoteca. Entran con sus instrumentos. Las parejas se ponen a bailar frenéticamente. Entra la Cosa y descubre a Simón sentado. Llevaban tiempo sin verse y charlan. (El contenido del diálogo está en el post sobre Simón del desierto de este blog). La Cosa se va a bailar con su novio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario